Dos agentes delante de la mansión de los Charlines en Vilanova de Arousa
Dos agentes delante de la mansión de los Charlines en Vilanova de Arousa - ABC
GALICIA

Condenan al sobrino del narco Manuel Charlín por agredir a una exnovia en un aparcamiento

El hombre negó los hechos, hasta que un vídeo del momento lo desenmascaró

SantiagoActualizado:

Un nuevo conflicto envuelve de nuevo a la familia Charlín, tristemente conocida por su vinculación con el narcotráfico a gran escala. En esta ocasión, en el centro de la polémica está un sobrino de Manuel Charlín, el capo de la familia, que el pasado sábado se vio envuelto en una reyerta con una antigua pareja. Según quedó de manifiesto en un juicio rápido celebrado esta semana en La Coruña, Silva Charlín agredió de forma violenta a la mujer en un aparcamiento de la ciudad después de que se citase con ella para tomar un café. Atendiendo a la narración de los hechos aportada por la víctima, la relación se rompió hace dos años, tiempo durante el que Silva Charlín habría tratado mantener el contacto con ella por todas las vías pese a sus negativas. El día del encuentro, y ante el nerviosismo que el hombre presentaba a su llegada a la cafetería, su expareja advirtió a su hermana para que la acompañase por el temor a que sucediese algo. Pero esta compañía no fue suficiente.

Tal y como quedó probado en el juicio al que el sobrino de Charlín se sometió, los golpes y puñetazos a los que el acusado sometió a su expareja, a la que llegó a arrastrar por el pelo, obligaron al ingreso hospitalario de ella, que aún se recupera de las heridas causadas. Un vídeo grabado por su hermana da cuenta del duro momento y sirvió como prueba para que Silva Charlín reconociese los hechos y aceptase una condena de dos años de prisión, además de una orden de alejamiento de 500 metros. En la brutal paliza trató de mediar también un matrimonio que se encontraba en el aparcamiento en aquel momento y que fue el que llamó a la Policía, que no tardó en capturar al agresor después de que éste saliese huyendo en su coche.

Presumió de ser un Charlín

Tanto los testigos de la agresión como los protagonistas insisten en el hincapié que el condenado hizo en todo momento de la familia a la que pertenece. De igual modo, destacan la violencia con la que actuó y que solo se frenó cuando se produjo la llamada a los agentes, de la que Silva Charlín trató de escapar montado en un coche de alta gama. La agredida, ya con la sentencia en la mano, afirma que pese al miedo que siente quiere denunciar públicamente «lo que este hombre es capaz de hacer», recoge La Voz de Galicia.