Protesta de los trabajadores de Alcoa
Protesta de los trabajadores de Alcoa - EFE
Cierre de fábricas en La Coruña y Avilés

El comité de Alcoa en San Cibrao acusa a la empresa de extender el ERE a Cervo

La plantilla de La Coruña votará el lunes el acuerdo alcanzado con la multinacional

SantiagoActualizado:

El comité de empresa de la fábrica de Alcoa en San Cibrao expresó este jueves su malestar por el contenido del preacuerdo entre la multinacional estadounidense y los trabajadores de las factorías de La Coruña y Avilés por entender que lo que se ha hecho es «extender» el ERE a la fábrica de Cervo. En virtud de ese documento, la empresa se compromete a mantener los puestos de trabajo hasta el próximo 30 de junio y, pasado ese plazo, si no se encuentra un comprador, ofrece a 355 de los más de 600 trabajadores diferentes soluciones, entre ellas la de recolocar a más de 100 empleados en la fábrica de Cervo tras ofrecer un plan de bajas en la factoría luguesa. «Nos sentimos engañados como comité de empresa, porque en su momento el director de San Cibrao y presidente de Alcoa España nos aseguró que el ERE en La Coruña y Avilés no nos iba a afectar para nada, pero entendemos que esto no es así», censuró en declaraciones a EFE Xosé Paleo, presidente del comité de la factoría situada en la provincia de Lugo.

Paleo censuró además que los trabajadores de la fábrica de Cervo no tuviesen conocimiento oficial de los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación y apuntó que, al no haber sido planteados por los cauces oficiales, para ellos no tienen «validez alguna». Lo cierto es que los trabajadores de la planta de Alcoa en La Coruña votarán este lunes el acuerdo alcanzado esta semana con la multinacional estadounidense. Aunque la votación se iba a celebrar inicialmente mañana, los empleados de la planta herculina decidieron posponerla para que coincida con la asamblea de trabajadores que se celebrará en la factoría de Avilés.

Todo parece indicar que el acuerdo será refrendado por la mayoría de los trabajadores, ya que el documento contó con la aprobación de todos los delegados sindicales, salvo los de la CIG. En todo caso, su entrada en vigor solo podría hacerse efectiva si logra recabar el respaldo de la plantilla, de lo contrario la empresa abandonaría todos los compromisos adquiridos.

Por su parte, el presidente y consejero delegado de Alcoa, Roy Harvey confirmó que las medidas de reestructuración planteadas en las fábricas de La Coruña y Avilés permitirán a la multinacional incrementar su beneficio neto en una horquilla de entre 70 y 80 millones de dólares anuales, lo que se traduce en unos 60 y 70 millones de euros a partir del tercer trimestre del ejercicio 2019. El máximo ejecutivo de esta empresa calificó el preacuerdo como «un paso muy positivo» señalando que el siguiente paso es «que los trabajadores opinen». De ratificarse lo pactado, Roy Harvey confirmó que la compañía seguirá operando en las plantas durante seis meses, con el objetivo de que puedan reiniciar su actividad si hubiese un comprador interesado en ellas.