Los diputados socialistas Abel Losada y Patricia Vilán, en la comisión de investigación de O Marisquiño
Los diputados socialistas Abel Losada y Patricia Vilán, en la comisión de investigación de O Marisquiño - MIGUEL MUÑIZ
Investigación parlamentaria

La comisión de O Marisquiño echa a andar sin intervención del PSdeG

El PPdeG reprocha a los socialistas su «doble rasero» en el órgano sobre recortes sanitarios. La mayoría popular rechaza la opción de pregunta y repregunta a comparecientes y defiende que se prohíba la difusión de datos sensibles

SantiagoActualizado:

Las estrategias de partido y los equilibrios de fuerzas en el Parlamento quisieron que nacieran casi a un tiempo y su primera sesión de trabajo dejó en evidencia este miércoles que las comisiones de investigación sobre los recortes en la sanidad pública y sobre el siniestro de O Marisquiño seguirán ligadas de uno u otro modo. Ambos órganos de investigación echaban a andar a la misma hora en la Cámara autonómica con el cometido de aprobar sus normas de funcionamiento y su calendario para la proposición de un plan de trabajo por parte de cada uno de los grupos. Si bien, mientras en la comisión impulsada por En Marea, PSdeG y BNG para «determinar las consecuencias de los recortes y las privatizaciones del sistema sanitario gallego entre 2009 y 2018» los socialistas tomaban la palabra y defendían hasta seis enmiendas al proyecto de reglamento propuesto desde la mesa, el PSdeG evitaba intervenir en la constituida con su voto en contra y con la abstención técnica del PP para «determinar las causas y dirimir las responsabilidades políticas» en el accidente del 12 de agosto en Vigo, en el que más de 460 personas resultaron heridas de diversa consideración al ceder un muelle del recinto portuario. Los socialistas gallegos alegaron en su momento que la cuestión se encontraba sub iudice y una comisión similar fue bloqueda por el partido en el seno del Consistorio olívico, donde el alcalde Abel Caballero cuenta con mayoría absoluta.

Ayer, el diputado socialista Abel Losada justificaba en los pasillos de la Cámara su decisión de no intervenir en la comisión, por considerar este espacio «espurio y partidista», sugiriendo, según informó Europa Press, que su formación no participará si «la mayoría absoluta las controla y hace lo que literalmente quiera».

PP y PSdeG se acusaron mutuamente de aplicar una «doble vara de medir» en una y otra comisión durante el debate de las enmiendas a las normas de funcionamiento que sí se dio en la comisión sobre recortes y privatizaciones en la sanidad pública. Núñez Centeno preguntó al socialista Julio Torrado por qué no defendían en el caso de O Marisquiño la inclusión en la dinámica de las sesiones de un turno de 20 minutos por grupo para preguntas y repreguntas a los comparecientes que sí pedían para la comisión sobre sanidad. Y el diputado del PSdeG respondió afeando al grupo mayoritaro que no aceptase su enmienda relativa a la necesidad de que el proyecto final de dictamen incluya «la búsqueda y constatación de las circunstancias que ocasionaron casos de especial incidencia que la Comisión determine» que sí se recoge en la propuesta de normas para la comisión sobre el accidente en Vigo cuando ambos proyectos de funcionamiento fueron elaborados, según sostuvo Núñez Centeno, por los servicios de la Cámara autonómica de acuerdo al procedimiento habitual.

Sí apoyó el PPdeG la primera enmienda del PSdeG relativa a la entrega ágil de información a los grupos pero sus votos impidieron la fructificación de otras once formuladas desde la oposición encaminadas fundamentalmente a garantizar el carácter público de la información manejada con el único límite —según defendió desde En Marea Eva Solla— de la ley de protección de datos, la posibilidad de pregunta y repregunta a los comparecientes y la necesidad de una mayoría cualificada de 2/3 para la aprobación del plan de trabajo de la comisión. Núñez Centeno afeó a BNG y PSdeG que ninguna de estas consideraciones hubiesen entrado en sus planes durante las comisiones de investigación celebradas durante la legislatura del gobierno bipartito, a lo que la portavoz nacionalista replicó reprochando a los populares un «tradicionalismo político de manual» y el diputado socialista afeando su negativa al avance. «Con este tipo de mentalidad seguiríamos en la Edad de Piedra», remachó Ana Pontón.

El reglamento salió adelante con los 7 votos a favor del Partido Popular y los cinco en contra de la oposición y los grupos se dieron hasta el 27 de octubre para presentar sus propuestas de plan de trabajo.