Feijóo y el conselleiro de Sanidade, en febrero, junto a representantes de los colegios médicos
Feijóo y el conselleiro de Sanidade, en febrero, junto a representantes de los colegios médicos - EFE
Atención Primaria

Los colegios médicos se rearman contra la falta de tiempo en consulta: «No es ético»

Un informe suscrito por las cuatro comisiones deontológicas provinciales avala que se limite el número de pacientes diarios. «A nadie se le ocurre pedir a un cirujano que opere en diez minutos para evitar que haya listas de espera», ilustra el presidente de los colegios médicos gallegos

SantiagoActualizado:

«A nadie se le pasa por la cabeza pedir a los cirujanos que operen en diez minutos como fórmula para evitar que haya lista de espera de operaciones ¿verdad?». Con esa comparación con los facultativos hospitalarios y la lista de espera quirúrgica ilustra José Luis Jiménez, presidente de los colegios médicos gallegos, la situación generada en las consultas de medicina familiar de los centros de salud por las reticencias de la Administración sanitaria a admitir un número máximo de pacientes diarios como garantía contra la sobrecarga y para la calidad de la atención. Argumenta la Consellería de Sanidade que ese tope acabaría por comprometer la accesibilidad de los usuarios a atención médica y generaría listas de espera en el primer nivel asistencial. «La responsabilidad del médico de familia es atender bien al enfermo, y si por eso hay lista de espera en la Atención Primaria habrá que buscar soluciones, pero desde la Administración, no a costa de masificar las consultas», expone Jiménez, ahora con el respaldo de un dictamen suscrito por las Comisiones de Deontología Médica de los cuatro Colegios Médicos de la Comunidad.

A finales de 2018 el conflicto estallaba en la sanidad catalana con una huelga médica en la que dos cifras, 28 pacientes como tope diario por profesional y doce minutos garantizados por consulta, se convertían en bandera de una reivindicación que, más allá de las condiciones laborales, buscaba garantizar la calidad y la seguridad de la asistencia prestada a los usuarios. El tiempo de atención y la sobrecarga en las consultas es una de las piezas fundamentales en el conflicto en el primer nivel asistencial que recorre todo el mapa del Sistema Nacional de Salud —este miércoles, con una huelga convocada por asambleas de facultativos en la Comunidad—. En Galicia, en un acuerdo de siete puntos suscritos con las sociedades científicas de Medicina Familiar y los colegios médicos en marzo, la Consellería admitió un máximo de 30 pacientes diarios por médico aunque nunca como una limitación de facto, sino como «objetivo idóneo».

Ahora, con el respaldo del dictamen de sus comisiones deontológicas, los colegios médicos afirman que «no es ético y supone una falta absoluta de planificación y gestión que la administración ofrezca a los pacientes una accesibilidad ilimitada sin disponer al tiempo de los recursos necesarios para que su atención sea de la calidad y la eficiencia imprescindibles en la asistencia sanitaria». El tiempo necesario para cada consulta, concluye el Consello Galego de Colexios Médicos a la vista del informe, «debe ser fijado por el criterio profesional del médico en base a las necesidades individuales de cada paciente» y «la administración sanitaria no puede obligar al profesional a realizar su actividad sin el tiempo necesario para que ésta se desarrolle en condiciones idóneas», un extremo, añaden, que «puede implicar la limitación del número de pacientes no urgentes a asistir en la jornada laboral».

«No pretendemos que esto avive el conflicto, sí que tenga claro la Administración dónde empiezan y acaban las responsabilidades», apunta Jiménez en conversación con ABC. Con el nuevo argumento que representa el dictamen deontológico, la profesión insiste en sus demandas: hay margen, afirma el presidente del Consello Galego de Colexios Médicos, para seguir mejorando el contrato eventual para médicos sustitutos mediante una reducción del área geográfica asignada a cada profesional, y, de igual modo que en la Atención Hospitalaria, la falta actual de profesionales disponibles puede ser paliada con un sistema de prolongación voluntaria de jornada de los médicos de familia a través de un sistema «de jornada de tarde complementaria, bien organizado, y bien retribuido» con el que poder hacer frente al aluvión de jubilaciones previsto.

Cada día, según datos facilitados por el Sergas, los médicos de familia en Galicia atienden un promedio de 29 pacientes en sus consultas, sumando a los programados en sus agendas y a aquellos que se presentan sin cita en el centro de salud, una cifra media que en las áreas de Vigo y Pontevedra se eleva hasta 31. En un escenario de dificultades para la cobertura de ausencias, el dato, apuntan desde la organización sanitaria, incorpora también aquellos pacientes de otros cupos que el profesional ve en ausencia de sus compañeros de centro por baja o permisos. Siempre a partir de cifras medias, los datos reflejan a un 46,2% de médicos con 30 o más pacientes diarios (un 3,9% de ellos con 40 o más). Nuevamente, en las áreas de Vigo y Pontevedra, son más del 62% los facultativos en estos niveles de carga de trabajo (el 5,5 y el 7,7% respectivamente superando el umbral de 40 consultas al día).

A la vista del dictamen de sus comisiones deontológicas, el Consello Galego de Colexio Médicos avala también los movimientos de denuncia de falta de recursos humanos y de medios protagonizados en los últimos meses por profesionales con responsabilidades de gestión, y, singularmente, por los jefes de servicio dimitidos en Vigo. «Han cumplido con su deber ético y deontológico», apuntan, señalando también la «obligación deontológica» que afecta al «médico en labores directivas (...) evitando que se ofrezcan servicios sanitarios sin la debida dotación de medios humanos y materiales».