El 30 por ciento del fracaso escolar está provocado por problemas de visión

El rendimiento escolar de los niños se ve afectado por una incorrecta educación visual, ya que «el 80 por ciento del aprendizaje se realiza a través de los ojos»

Actualizado:

IRENE PEÑA

SANTIAGO. El Colegio de Ópticos de Galicia recuerda, a pocos días del inicio del curso escolar, que «el 30 por ciento del fracaso escolar está relacionado con problemas de la vista del niño», por lo que recomienda realizar una revisión a todos los niños a partir de los cuatro años, apuntando que «la detección precoz es la clave para una buena visión».

Los especialistas gallegos indican que «el 80 por ciento del aprendizaje se realiza por los ojos», de manera que recomiendan a los padres que presten especial atención a cualquier postura extraña del niño, ya que puede ser síntoma de un problema visual y repercutir en un «retraso en el aprendizaje».

Asimismo, también se refieren a los modernos hábitos de los niños que pueden resultar perjudiciales para la salud visual, como es el caso del ordenador. En este sentido, el Colegio de Ópticos indica que es necesario «que el niño respecte la distancia, el ángulo de visión y otros aspectos que priman la fatiga visual que provocan los monitores».

Otra de las recomendaciones que estos especialistas hacen a padres y alumnos es que presten una especial atención al «estímulo de la visión de lejos en el colegio para que el campo de trabajo no sólo sea en distancia próxima», así como «intercambiar a los alumnos tanto en profundidad como horizontalmente», dentro del aula.

El Colegio gallego señala que en casa los niños también deben seguir teniendo prácticas saludables, sobre todo en sus primeros años, y señala que resulta beneficioso para la vista «estimular que el niño agarre, toque objetos e imágenes de diferentes formas y textura y que reconozca sonidos para ayudar a formar su pensamiento visual».

Además, apuntan a una serie de signos que indican que el niño puede tener problemas visuales, como pueden ser el picor, escozor, lagrimeo, enrojecimiento de los ojos, o una mala postura del cuerpo o la cabeza cuando se mira de frente, reacciones a las que los padres y educadores deben estar atentos. Igualmente, los dolores de cabeza, durante o después de las actividades realizadas en visión de cerca, pueden ser un signo de posible problema visual, así como los saltos de renglón, la inversión de palabras, errores de copia o que el niño posee mejor memoria auditiva que visual.

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia asegura que los gabinetes profesionales tratan, cada vez, a más niños con bajo rendimiento escolar asociados a problemas de visión, por lo que insiste en la importancia de invertir en educación visual.