José Enrique Abuín, autor confeso de la muerte de Diana Quer/ Violento, sádico, rencoroso... Esto es lo que delata la letra de «El Chicle» - ABC
ESCRITO DE ACUSACIÓN

El Chicle «prolongó el dolor de Diana para satisfacer su apetito sexual»

La fiscal del caso pide la prisión permanente revisable para el autor confeso del crimen

SantiagoActualizado:

En sintonía con la acusación particular que representa a la familia de Diana Quer, la fiscal del caso solicitará la pena de prisión permanente revisable para el autor confeso del crimen, José Enrique Abuín. A la hora de exigir la máxima pena contemplada en el Código Penal español, la representante del Ministerio Público asume que el Chicle secuestró a Diana en su coche en agosto del 2016 para «consumar su propósito de atentar sexualmente contra la citada» y anota que para ello «eligió un lugar de sobra conocido por el acusado, al hallarse próximo al domicilio de sus padres y haberlo frecuentado con asiduidad». Según reza el escrito de acusación al que ha tenido acceso ABC, la fiscal no tiene dudas sobre la intención con la que Abuín introdujo a la joven en el maletero, donde permaneció maniatada «unos 25 minutos».

Sin ahorrar calificativos, la fiscal indica que el Chicle arrastró a la muchacha hasta el interior de la nave, carente de luz eléctrica ni natural dadas las horas. Un entorno que describe como «sórdido, sombrío, tenebroso y sucio». Acerca del desarrollo de los hechos, que el acusado negó en su única declaración ante el juez, indica que teniendo a Diana a su merced, el presunto asesino «la desnudó y la manoseó con ánimo de satisfacer sus instintos sexuales». Acto seguido, y atendiendo al relato del Ministerio Público, el Chicle violó a la joven «llegando a colocarle una brida plástica alrededor del cuello de unos 47 centímetros de longitud y apretarla fuertemente».

Volvió a los 20 días

Acerca del supuesto plan de José Enrique Abuín para ocultar el cadáver de su víctima, el escrito indica que «conociendo de antemano la existencia de un pozo de agua dulce y de gran profundidad», el Chicle llevó el cuerpo de la joven hasta allí. Este encadenado de hechos coincide con el elaborado por la acusación particular, hasta el extremo de que las dos partes convienen al subrayar que veinte días después del crimen, el Chicle regresó a ese mismo escenario para lastrar el cuerpo con dos bloques de adobe, que unió con un cable eléctrico y enrolló al cuerpo de la muchacha hasta hundirlo en el fondo del aljibe, donde permaneció quinientos días hasta su rescate.

La naturaleza de las acciones que se le atribuyen al Chicle a través de las pesquisas policiales y de las evidencias encontradas en la nave permiten a la fiscal afirmar que el Chicle «tuvo a Diana tiempo suficiente [en el sótano de la fábrica] para satisfacer su apetito sexual». Un impasse —de una hora, tal y como había avanzado ABC a través de la declaración de un agente— durante el que Abuín «prolongó su sufrimiento y dolor, sometiéndola a una situación de horror y terror extremas». Por este dramático episodio, el Ministerio Público pondrá al acusado contra las cuerdas solicitando la pena permanente en base al asesinato y la violación de la joven.

Según la valoración de la fiscal del caso, que podría juzgarse después de verano, Abuín es culpable de un delito de detención ilegal, de uno de agresión sexual y de otro de asesinato con alevosía y ensañamiento. Estos dos últimos puntos serán claves a la hora de demostrar el móvil sexual ante el jurado popular y de pedir la prisión permanente revisable, que en el caso de la legislación española obliga a una agresión sexual vinculada al asesinato. En lo tocante a la responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal exige a Abuín el pago de 254.000 euros para los padres de Diana y 36.000 euros para su hermana Valeria.

La publicación del escrito de acusación que activa la cuenta atrás para la celebración del juicio por el caso Quer coincide en el tiempo con la apertura de la vista oral contra el Chicle por el intento de rapto de una joven en Boiro el 25 de diciembre de 2017. Este caso, que precipitó la detención de Abuín por el crimen de Diana, supondrá la primera cita de Abuín con el banquillo. Piden para él 15 años de prisión.