R. GARCÍA
REFUERZO DE LA ATENCIÓN PRIMARIA

Los centros de salud incorporarán 12 médicos extra en el presente ejercicio

El Consello de la Xunta autorizará este mes 45 plazas adicionales, que incluyen 25 de enfermería y ocho de fisioterapia. La ampliación, no firmada por CCOO ni CIG por falta de transparencia, prevé 263 más en 2020-21 hasta llegar a 308

SantiagoActualizado:

El pasado 8 de abril, a sólo 24 horas del inicio de la huelga en los centros de Atención Primaria de la Comunidad, la Consellería de Sanidade sellaba con los sindicatos convocantes un preacuerdo que desactivaba los paros y ponía en marcha la negociación a dos niveles: el de la mesa sectorial, competente en cuestiones directamente entroncadas con las condiciones de trabajo de los profesionales, y el del Consello Técnico de Atención Primaria, como órgano de nueva creación para el seguimiento de las necesidades de mejora en el primer nivel asistencial en el que, además de las organizaciones sindicales, tendrán asiento las sociedades científicas, los colegios profesionales, las asociaciones de pacientes y la Federación Galega de Municipios e Provincias. La segunda vía echará a andar el próximo día 14 —fecha para la que quedó fijada la reunión constitutiva del Consello—; la primera se dio por zanjada este viernes, tras una nueva reunión extraordinaria de la mesa sectorial en la que el Sergas y cuatro de los seis sindicatos con representación en el sector firmaron una propuesta de ampliación de las plantillas con la que se busca dar respuesta a la sobrecarga de la Atención Primaria.

Según el cronograma pactado, los centros de salud ganarán este mismo año doce médicos de familia adicionales, 25 profesionales de enfermería y ocho fisioterapeutas. Las 45 plazas de esta primera tanda de refuerzos serán autorizadas como nuevas interinidades por el Consello de la Xunta este mismo mes de mayo, según comprometió la Consellería de Sanidade a las organizaciones sindicales. Según el pacto cerrado, a lo largo de los ejercicios 2020 y 2021 se producirán 263 incorporaciones más, cuya distribución en ambas anualidades se concretará más adelante. Por categorías, esta segunda fase de refuerzos incluye 68 puestos de medicina familiar, 20 de pediatras, cuatro de farmacéuticos de Atención Primaria, 105 de enfermería, 32 de fisioterapia, 20 de matronas y catorce de trabajo social. Para la ampliación de plantillas en 2019, la Consellería comprometió la semana pasada una partida de 3,5 millones de euros, procedente de los 22 millones totales que, tal y como indicó el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, la Xunta destinará a sanidad como resultado de los fondos liberados por el superávit de la Comunidad.

Falta de transparencia

CESM, CSIF, UGT y Satse respaldaron el acuerdo, mientras que CIG y CCOO declinaron avalarlo, denunciando que la falta de transparencia en la información facilitada sobre los cuadros de personal del Sergas convierte en pura «cuestión de fe» —en palabras de la secretaria nacional de CIG-Saúde, María Xosé Abuín— dar por buenos los números de la Consellería, imposibilitando comprobar si las plazas comprometidas son efectivamente refuerzos netos o recuperación de puestos amortizados en los últimos años o ya funcionantes mediante contratos eventuales. «¿Por qué este oscurantismo? Pretendíamos una negociación de buena fe», subrayó Abuín.

La reunión no avanzó en la distribución territorial de las nuevas plazas comprometidas, una cuestión que no se someterá a consideración de la mesa sectorial. El objetivo, en cualquier caso, es «disminuir las ratios de pacientes por profesional», según recogió Sanidade en una nota de prensa. En el caso de la medicina familiar, según datos de la propia Consellería, son las áreas sanitarias de Vigo y Pontevedra las que muestran de media una mayor carga por facultativo: más del 62% ven a 30 o más pacientes al día frente al 46,2% de la media gallega.

El acuerdo alcanzado a finales de marzo por Sanidade con los colegios médicos y las sociedades científicas de Atención Primaria —que contemplaba la ampliación de 60 médicos en dos años— admitía como «objetivo idóneo» un máximo de 30 pacientes diarios por consulta.