En el centro, Alfonso Rueda y Jorge Cubela, alcalde de Cerdedo-Cotobade, ultiman los detalles del acto que celebrarán hoy los populares gallegos
En el centro, Alfonso Rueda y Jorge Cubela, alcalde de Cerdedo-Cotobade, ultiman los detalles del acto que celebrarán hoy los populares gallegos - PONTEVEDRAPP/TWITTER
«DEMOSTRACIÓN DE FUERZA» DEL PPdeG

Casado cumple la «tradición» y abrirá en Galicia el curso político de las municipales

Los populares gallegos, que presentarán a sus cabezas de lista en un plazo de tres semanas, celebran el regreso del líder del partido a Galicia

SantiagoActualizado:

Sera un curso político «muy intenso». La etapa final de una carrera de fondo que culminará en mayo de 2019, con la celebración de las próximas elecciones municipales. Así lo creen en el PPdeG, que se prepara para recibir hoy la llegada de su presidente nacional, Pablo Casado, como protagonista del acto de apertura, y como nuevo legatario de una «tradición» —la de abrir periplo en Galicia— que se remonta a los tiempos de Mariano Rajoy al frente del partido.

Al igual que el año pasado, será la carballeira de San Xusto, en el fusionado concello pontevedrés de Cerdedo-Cotobade, el escenario donde 1.500 militantes y cargos populares se conjurarán para afrontar la tarea de los próximos meses, que no es otra que afinar las candidaturas y los programas que permitan al partido recuperar el terreno perdido en las ciudades y diputaciones. Según anunció ayer el secretario xeral, Miguel Tellado, la cuenta atrás ya está en marcha. El PPdeG cumplirá su promesa de presentar a los cabezas de lista antes de que finalice el verano. Faltan, pues, tres semanas. Y no se esperan grandes sorpresas.

Por lo demás, Casado entrará de nuevo en contacto con una plaza que le ha sido favorable en su ascenso a la cúspide de Génova. Su aterrizaje en Galicia es, de hecho, un reconocimiento implícito al peso del PPdeG dentro del partido, y a aquellos que le avalaron en su duelo con Soraya Sáenz de Santamaría, caso de Alfonso Rueda, vicepresidente de la Xunta y presidente provincial del PP pontevedrés, y Diego Calvo, su homólogo por La Coruña. Ambos barones forman parte del Comité Ejecutivo Nacional.

En rueda de prensa, Tellado celebró que el líder popular siempre hablara de los populares gallegos como «una referencia», y agradeció su presencia en la que será, dijo, «una demostración de fuerza» para encarar el futuro cercano. Rueda, por su parte, recalcó el gesto de Casado, «pese a que tenía un montón de peticiones de muchísimos sitios». Junto a él también acudirá el secretario general del partido, Teodoro García Egea.

PPdeG vs. PSdeG: duelo de actos

Galicia será mañana centro neurálgico de la política nacional. Además del presidente de PP, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, desembarcará para asistir, primero, a un acto en Compostela, y acto seguido, a la fiesta de los socialistas gallego en Oroso (La Coruña).

«Contraprogramar al PP demuestra quién va delante y quién va detrás, quién lleva la iniciativa política y quién tiene que venir a dar explicaciones de un listado de agravios con Galicia», sentenció Tellado. Porque eso es lo que le exige el PP al Gobierno: argumentos, y un «perdón» por «amagar» con un posible retraso del AVE, por intentar «sisar» a los gallegos 200 millones vinculados a una mensualidad del IVA, y más recientemente, por condonar deuda 350 millones de deuda al consorcio gestor del Puerto de Valencia, mientras el muelle de La Coruña sigue lastrado por la construcción de Punta Langosteira. «No es admisible que para los socialistas sea de mayor interés público un puerto que se endeudó para recibir regatas, que otros que se endeudaron para ser competitivos o para ser más seguros», censuró el dirigente popular.

En ese sentido, en el PPdeG quitan hierro al hecho de que la Xunta apoyara la reclamación lanzada por el partido en La Coruña —donde el puerto adeuda más de 300 millones— y dejara en segundo plano la situación de puertos como Vigo, cuya situación económica es bastante más boyante.

«No me gustaría entrar en una situación interna que no significa nada», despejó su secretario general, que elogió la «inquietud» mostrada por la presidenta local del partido en la ciudad y conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, así como a los «avispados» parlamentarios coruñeses que registraron una petición para que el Gobierno rindiera cuentas en el Congreso.

Aunque en el tira y afloja es entre populares y socialistas, también hay actores que se resisten a quedarse acodados en la barrera. Es el caso de En Marea. Ayer, su portavoz, Luís Villares, reaccionó a la visita de Casado llamándolo «racista acomplejado» y utilizó el pasado emigrante de Galicia para cargar contra el discurso «de quien pretender convertirse en el Donald Trump español». Por si acaso, Villares le compró al popular un bono para visitar los museos gallegos de la diáspora.