Núñez Feijóo y Casado, durante el acto celebrado en Cerdedo-Cotobade
Núñez Feijóo y Casado, durante el acto celebrado en Cerdedo-Cotobade - MIGUEL MUÑIZ
POLÍTICA

Casado confía a Núñez Feijóo la convención que actualizará el proyecto político del PP

El cónclave, los días 1 y 2 de diciembre, buscará «abrir el partido a la sociedad» y «actualizar, que no reformar» la Constitución

CERDEDO-COTOBADE (PONTEVEDRA)Actualizado:

Pablo Casado escenificó ayer durante la apertura del curso político en la carballeda de San Xusto, en el corazón de Pontevedra, la buena sintonía que mantiene con Alberto Núñez Feijóo, el barón que no necesitó pronunciarse públicamente en su favor para que el PP gallego apoyara masivamente al actual presidente nacional del partido como sucesor de Rajoy. De Feijóo había elogiado Casado que dirigía una organización —la gallega— «referente» para el PP, y ayer dio un paso más, al anunciar que el presidente gallego coordinará la convención nacional extraordinaria que los populares celebrarán en diciembre para poner en hora su proyecto político.

«Esta España plural y diversa que defiende Feijóo es la que tenemos que construir desde estos trabajos, el que tiene que ser nuestro compromiso con los españoles», avanzó Casado. Este cónclave programático —sin sede conocida por ahora—, tendrá lugar los días 1 y 2 de diciembre, y servirá también para homenajear desde el PP los primeros cuarenta años de la Constitución.

Según explicó, Casado le ha encargado a Feijóo que el nuevo proyecto «verse sobre la apertura del partido a la sociedad», y que «la reflexión se centre también en actualizar, que no reformar nuestra Constitución», pivotando sobre el «Estado social y democrático de derecho» que establece el artículo 1.1 de la Carta Magna, ya que la realidad actual ha mutado respecto a aquella de 1978.

Para Casado, el PP debe ser «el contrapunto» a esos «falsos demócratas» que «están sometiendo a la democracia española a problemas graves» por su «populismo». Frente a ellos, proclamó, el partido debe comparecer «fuerte y unido para salir a la calle sin complejos». «Si renovamos y reivindicamos el pacto constitucional, que es perfectamente vigente y actual para afrontar los retos que vienen, conseguiremos que la gente vuelva a reconectar con un marco que nos ha dado los mejores años de nuestra historia», afirmó.

Tensión en Cataluña

El grueso del discurso de Pablo Casado fue un relatorio de críticas al Ejecutivo de Pedro Sánchez, al que le reprochó sus bandazos en la crisis migratoria, la «purga» de periodistas en TVE, la negociación fiscal con Podemos y las anunciadas subidas de impuestos y, principalmente, su respuesta al desafío independentista catalán. El presidente nacional del PP llamó a «tomarse en serio» la situación porque, «la crispación en las calles empieza a dar miedo».

«No podemos pasar de los lazos amarillos a los lazos negros», advirtió, «todo nuestro apoyo a los ciudadanos que están hartos y quieren salir a quitar emblemas contra la democracia española con sus propias manos», aseveró Casado, avanzando que el PP propondrá una modificación de la ley de símbolos del Estado para que la retirada de esta simbología no sea «una decisión discrecional» de los ayuntamientos sino que pase a ser una obligación de consistorios, mossos y policías locales.

A su juicio, el Ejecutivo permanece impasible mientras «hay ciudadanos pegándose en la calle» y otros tienen que salir «ocultos» a retirar los lazos. Casado acusó al presidente catalán Quim Torra de provocar «un conflicto civil en las calles», y lamentó que sus declaraciones sobre ir «contra el Estado» fueran despachadas por la vicepresidenta Carmen Calvo como meras palabras huecas. «Con emblemas y con frases han empezado las peores páginas de la historia de muchos países», recordó el líder popular.

Núñez Feijóo tampoco ahorró munición dialéctica contra Pedro Sánchez. «Este es el Gobierno de las apariencias, de los titulares sonoros que intentan tapar la falta de iniciativas», añadió, «el Gobierno con la minoría más pequeña pero los gestos más arrogantes de la democracia; el menos apoyado y el más dispuesto a ceder a los independentistas». «¡Cómo es posible equivocarse tanto en tan poco tiempo!», exclamó Feijóo.