La Cámara de Pontevedra se suma al no a la fusión de cajas, que destruiría 4.000 empleos
Gayoso y Méndez, máximos responsables de Caixanova y Caixa Galicia, en una imagen de archivo | SOMOZA

La Cámara de Pontevedra se suma al no a la fusión de cajas, que destruiría 4.000 empleos

J. L. JIMÉNEZ | SANTIAGO
Actualizado:

Crece el frente político-empresarial en el sur de Galicia contrario a la fusión de las dos cajas de ahorros de la Comunidad. La Cámara de Comercio de Pontevedra hizo pública ayer su postura contraria a esta operación financiera, injustificada desde el punto de vista económico y que entre sus consecuencias ocasionaría una pérdida de 4.000 empleos directos, así como «otros muchos daños colaterales».

A través de un comunicado, la Cámara que preside Ricardo Mirón pide a las autoridades políticas -«porque las bancarias han perdido toda credibilidad en esta crisis económica»-, «que expliquen las razones reales que obligan a la fusión», ya que «los últimos balances de resultados que han ofrecido ambas cajas son positivos, y nada hace suponer que corra peligro alguna de ellas, de continuar caminos paralelos».

En opinión de la Cámara pontevedresa, «la existencia de dos cajas en Galicia es ventajosa para los empresarios, porque fomenta la competencia y también para los ciudadanos en general, porque podrán encontrar alguna ventaja en el juego de la oferta y la demanda».

En el apartado negativo de la fusión entre Caixa Galicia y Caixanova, la entidad cameral cita la pérdida de puestos de trabajo, que cifran en 4.000 o el cierre de «decenas de oficinas bancarias y las prejubilaciones» que argumentan para rechazar una operación con la que se viene especulando desde que el Gobierno aprobó el Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB) para el rescate de bancos y cajas con problemas derivados de la crisis y promover la concentración del sector financiero.

En las últimas semanas se ha ido conformando un frente de asociaciones empresariales y dirigentes políticos, localizados eminentemente en la provincia de Pontevedra, opuestos a la fusión. Entre ellos, el Club Financiero de Vigo y las Cámaras de Comercio del Sur de Galicia -como las de Ourense, Vilagarcía y Tui-, junto con el alcalde olívico, un Abel Caballero que es la cabeza visible del temor social y empresarial a que la fusión de las cajas desplace a La Coruña el centro de decisiones de la entidad resultante.

Precisamente, esta actitud fue criticada esta semana por la conselleira de Facenda y el propio presidente de la Xunta, quienes alertaron a huir de «localismos» en un debate que busca conformar un gran ente financiero gallego, y alejar las posibles amenazas de absorciones por parte de entidades foráneas.

Pese a todo, la Cámara de Pontevedra da por hecha la fusión de las cajas y apunta que «sólo la puede consumar el presidente de la Xunta», quien no ha manifestado una opinión desde que surgió este debate. Igualmente, recuerdó que el propio presidente de Caixanova, entre otros, se habían posicionado en contra. No obstante, el presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, evitó ayer pronunciarse sobre una hipotética fusión con Caixa Galicia.

«Comprenderán si digo lo que vengo diciendo estos días: no vamos a hacer ningún comentario sobre eso», respondió al ser preguntado al respecto en un acto en Vigo. El pasado mes de julio, Gayoso había defendido que «mejor dos cajas que una, porque es lo que le conviene a Galicia» y había dicho que sólo contempla «la permanencia de las dos cajas».

Por su parte, Caixa Galicia guarda silencio públicamente, aunque el vicepresidente primero del consejo de administración, Salvador Fernández Moreda, ha defendido públicamente la tesis de la integración «por el interés del país», informa Ep.