Personas mayores practicando ejercicio en una fotografía de archivo
Personas mayores practicando ejercicio en una fotografía de archivo - MAYA BALANYA
Demografía

Cada vez más viejos

La esperanza de vida sobrepasa por vez primera la barrera de los 83 y empuja la edad media de la Comunidad hasta los 47 años

SantiagoActualizado:

Con la estadística bajo el brazo, los niños y niñas nacidos en Galicia tienen por delante una vida larga, la más dilatada en los registros demográficos de la Comunidad. De mantenerse constantes las condiciones de mortalidad registradas en el momento actual, las cifras proyectan para los nacidos en 2017 una esperanza vital de 83,3 años, una larga trayectoria que, por primera vez, sobrepasa en la Comunidad la barrera de los 83 años. Si el análisis se disgrega por sexos, el horizonte alcanza los 86,3 años en el caso de las mujeres y se acorta hasta 80,19 para los varones, creciendo en ambos casos desde los 86 y 79,5 registrados un año atrás. Los datos, tomados del informe de indicadores demográficos publicado este viernes por el Instituto Galego de Estatística (IGE), reflejan también la extensión de la vida en la tercera edad, con 21,65 años más de perspectiva vital una vez alcanzados los 65 (19,36 para la población masculina y 23,67 para la femenina).

Los gallegos viven una vida larga y, sin una reposición suficiente de nuevos nacimientos en la base de la pirámide, la Comunidad envejece en su conjunto: en 2018, la edad media en Galicia se situó en 47 años, más de dos años y medio más que en 2008. En ese mismo lapso de tiempo, el porcentaje de población mayor de 65 ha pasado de representar el 21,65% de la población a rozar el 25%, mientras adelgaza la franja de habitantes con edades comprendidas entre los 20 y los 64, que cae por debajo del 60%. El grupo de edad menor de 20 años se mantiene estable en la última década, en el entorno del 16%. Dentro de la tercera edad también gana peso el colectivo de mayores de 85, que en 2018 ya superan el 18% del total (en 1980 no alcanzaban el 7%).

El alargamiento de la vida se ha traducido en Galicia en un continuo incremento del índice de envejecimiento, aquel que calcula la proporción de personas de 65 o más años en relación a la población de menores de 20 años: en 2018, según los datos recogidos por el IGE, había en la Comunidad más de 156 mayores de 64 por cada 100 menores de 20, cuando en 1980 rozaban el 42%, y en el 2000 apenas superaban los 100.

Y el ensanchamiento de la pirámide de población en su parte más alta, recuerda el IGE, trae consigo una «preocupación», la relacionada con el crecimiento de la considerada población dependiente, en contraposición a las personas en situación potencialmente activa. En 2018, los niños y mayores representaban en Galicia el 58,38%, demostrando un crecimiento constante desde 2008 de este indicador que refleja la carga que supone para la parte teóricamente productiva de la población el sostenimiento de aquellos sin edad para trabajar. El envejecimiento se palpa también dentro del colectivo de personas en edades activas, con un peso cada vez mayor de los trabajadores de entre 40 y 64 años (en 2018, 145,7 se incluían en este grupo de edad por cada cien en el grupo de 15-39).

En paralelo, refleja el informe demográfico, «Galicia continúa inmersa en un proceso de reducción de las tasas de natalidad y fecundidad». La tasa de natalidad baja de modo sostenido desde 2008, situándose en 2017 en 6,81 nacimientos por cada mil habitantes, la más baja en los registros del IGE. El número medio de hijos por mujer en edad fértil, en cambio, se mantiene en 1,12, sólo una centésima por debajo del dato, de 2016. La edad media de la madre al nacimiento del primer hijo se situó en 31,73 años (32,02 entre las mujeres de nacionalidad española y 27,07 entre las madres de origen extranjero) , y la edad media global de la maternidad en 32,74.