Gonzalo Caballero y Nadia Calviño en el mitin de La Coruña
Gonzalo Caballero y Nadia Calviño en el mitin de La Coruña - CABALAR/EFE
PSOE

Caballero: «Por un voto podemos tener un susto como en Andalucía»

La ministra Nadia Calviño defiende las políticas sociales de Pedro Sánchez

SantiagoActualizado:

En los últimos días, las encuestas electorales hacen saborear a los socialistas gallegos un sorpasso sin precedentes al PP en la Comunidad. Pero el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, sabe que los sondeos fallan, especialmente en tiempos de fragmentación del voto, y no pierde ocasión para llamar a la «movilización masiva» de los simpatizantes de la izquierda hacia su partido. Esta tarde volvió a hacerlo en el mitin que compartió con la ministra de Economía, la gallega Nadia Calviño, en La Coruña. «Ganamos las encuestas y los debates, pero por un voto se decide un gobierno y por un voto podemos tener un susto como en Andalucía», recordó Caballero agitando otro de sus fantasmas recurrentes, la posibilidad de que la ultraderecha de Vox sea decisiva para designar al nuevo inquilino de la Moncloa.

Ante unas 300 personas en el coruñés hotel Attica 21, Caballero aseguró que «el PSOE es el partido de referencia de la izquierda y el mejor para defender a Galicia». Además, advirtió que los votos a PP y Ciudadanos «van a triplicar que Vox decida el futuro del país». «Tres papeletas que ponen en riesgo el avance del país», aseveró para insistir en sus críticas hacia el «giro ultraconservador» del PP de Casado que «perdió el rumbo» con Aznar y la complicidad de Feijóo. «El domingo va a marcar el fin del PP al frente de la Xunta», añadió.

También Calviño destacó la importancia de «no dormirse en los laureles» y no faltar a la cita con las urnas del domingo. Vestida en su traje de ministra de Economía, se remitió a los datos de 2018, «con un crecimiento económico notable». Apuntó que este año el PIB español «seguirá creciendo, a un 2,2%» y que la previsión es que se creen «más de 400.000 puestos de trabajo». Calviño enarboló otro de los argumentos que centran la campaña de los socialistas, su apuesta por la redisbribución de la riqueza. «No puede haber sostenibilidad financiera sin sostenibilidad social por mucho que se empeñen los gurús económicos de la derecha», aseveró para pedir el voto para el PSOE por ser el partido que sabe «cómo se gestionan de forma eficiente los recursos, pero sin perder de vista la política social».

Si el PPdeG ha centrado durante la campaña buena parte de su estrategia en acusar a Pedro Sánchez de no cumplir con Galicia, Calviño se esforzó ayer por ofrecer la imagen contraria del presidente del Gobierno. Calviño se refirió al «compromiso» de Sánchez con Galicia, citando como ejemplo el corredor atlántico, «para ponerlo al mismo nivel que el mediterráneo». «Pero más allá de las infraestructuras, lo que importa son las personas», manifestó para definir al gobierno socialista como un ejecutivo que quiere gobernar «para los ciudadanos».

La ministra de Economía también criticó a aquellos que «se les llena la boca hablando de España, pero no les interesan los españoles». «Instigan a unas personas contra otras, a unos territorios contra otros», censuró en alusión a PP, Ciudadanos y Vox.