Abel Caballero con el bastón de mando de la ciudad
Abel Caballero con el bastón de mando de la ciudad - SALVADOR SAS/EFE
CONSTITUCIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS

Caballero toma posesión en Vigo por «mayoría absolutísima»

El socialista recoge el bastón de su cuarto mandato como el alcalde más votado de España

SantiagoActualizado:

Abel Caballero recogió esta mañana por cuarta vez consecutiva el bastón de mando de la ciudad más poblada de Galicia, Vigo. La mayoría aplastante del socialista, que cuenta con 20 de los 27 concejales, facilitó la constitución de la nueva corporación pasadas las 11.30 de esta mañana. Toda la oposición votó en contra y presentó a sus propios candidatos a alcalde. El BNG y Marea a sus cabezas de lista, Xabier P Igrexas y Rubén Pérez, respectivamente. Como aspirante del PP compareció su portavoz municipal, José Alfonso Marnotes, quien se presentó como alcaldable tras la renuncia de los cabezas de lista de los populares. Pero con la tranquilidad de no tener que negociar, el alcalde más votado en una gran ciudad de España, tomó posesión de su cargo «por mayoría absolutísima», como él mismo la definió.

Caballero se autoproclamó alcade al presidir la mesa de edad, tiene 72 años, como el edil más veterano de la corporación recién constituida. Además de los 20 concejales socialistas, el PP contará con cuatro escaños, Marea con dos y BNG con uno. Ya investido, el regidor vigués ha prometido dar continuidad a la «transformación» de la ciudad, que pasó de ser «gris» y «pesimista» a una «de color, amable, con visión de futuro y orgullosa de sí misma». Y lo hará, según informa Efe, de forma «imparable, más que nunca».

Caballero ha prevenido de los «falsos profetas enviados de otras latitudes» y de sus «mensajes espúreos», y ha reparado en que «algunos», en alusión al PP, «hicieron una lista que después cambiaron», respecto a la renuncia de la candidata Elena Muñoz y de la mayoría de componentes de la misma. Ha insistido en el mensaje de que el resultado del 26M fue «un triunfo de todos, no de un partido, de una lista, ni mía, sino de toda una ciudad, que decidió ser lo que es», y ha prometido que hará «todo por corresponder a esta confianza». Antes, como candidato, repasó su gestión durante los últimos doce años como alcalde y rememoró los intentos de la Xunta de «estrangular» a la ciudad, con «ataques» al aeropuerto de Peinador, a la conexión directa por alta velocidad, al área metropolitana y en el intento de «llevarse a Mos el campo del Celta».

El candidato del PP, Alfonso Marnotes, en su estreno como portavoz del grupo municipal, ha prometido desarrollar una labor de oposición «seria, constructiva, responsable, firme y propositiva», y ha expresado la disposición de colaborar para «poner las bases de un Vigo moderno, innovador, social e inclusivo». El candidato de la Marea de Vigo, Rubén Pérez, ha reivindicado el papel de su formación, que se negó en el mandato recién finalizado a participar en «determinadas prebendas» aun conscientes de que esto «tendría un coste político y electoral». El único concejal del BNG, Xabier Igrexas, ha pedido a los socialistas que no confundan su mayoría absoluta con «un cheque en blanco» ni la utilicen como «un rodillo antidemocrático», como a su juicio hace el PP en el Parlamento de Galicia.

«Menos dinosetos, más bomberos»

Fuera del auditorio, un grupo de bomberos de Vigo protagonizó una protesta por sus condiciones laborales. Unos 20 funcionarios, que portaban pancartas con lemas como «Vigo non ten bombeiros», se han concentrado y han representado su enfado con el gobierno vigués con la quema simbólica «a lo bonzo» de uno de ellos, mientras gritaban consignas como «Bomberos explotados» o «Menos dinosetos y más bomberos».