Noelia Romero, trabajadora social de la Fundación Amigos de Galicia, a la izquierda, con Noa y sus padres y representantes de Anedia
Noelia Romero, trabajadora social de la Fundación Amigos de Galicia, a la izquierda, con Noa y sus padres y representantes de Anedia - CEDIDA
Campaña solidaria

Buscan 12 millones de tapones para Noa

La pequeña, de dos años de edad, empezará el próximo septiembre el colegio. Los médicos le han indicado un sistema de monitorización de glucosa para asegurar el control continuo de su diabetes tipo I, un dispositivo de tres mil euros que su familia no puede asumir

SantiagoActualizado:

Noa Gago Alonso tiene dos años y vive en el municipio orensano de Verín. Después de muchas pruebas hospitalarias, a los 17 meses de vida le diagnosticaron diabetes tipo I. El próximo septiembre empezará a ir al colegio, multiplicando la preocupación de su familia por el manejo y control de sus niveles de glucosa, y el temor a un episodio grave de hipoglucemia. Dada su corta edad, el Servicio de Pediatría del Hospital de Ourense recomendó a la familia el uso del un sistema de monitorización de glucosa, un dispositivo que, a través de un sensor incorporado a un filamento flexible que se inserta bajo la piel y un transmisor que recoge esas mediciones continuas de glucosa (aproximadamente cada 5 minutos) y lo envía a un receptor en línea permite a los cuidadores un seguimiento estrecho de los niveles del paciente, facilitando la detección a tiempo de anomalías y previeniendo episodios graves de hipoglucemia. «Al ser tan pequeñita, hay que estar pendiente de ella día y noche, ya que ella todavía no sabe decirnos qué le está pasando», expuso este martes en Orense la madre de la pequeña, en referencia a la mayores dificultades asociadas al control de la enfermedad en la población infantil, con rutinas más flexibles y mayores barreras para identificar síntomas de hipoglucemia y comunicarlos. Pero el equipo, no financiado por la sanidad pública, tiene un precio de 3.197 euros que, en estos momentos, la familia no puede asumir.

Por ello, y en el marco de una campaña destinada a cubrir necesidades sanitarias de niños con diabetes tipo I en la Comunidad, Noa será el primero de los casos en los que la Fundación Amigos de Galicia activará la recogida de tapones de plástico para, en colaboración con el departamento de trabajo social de Anedia (Asociación de Nenos, Nenas e Xente Nova con Diabetes de Galicia), sufragar los dispositivos necesarios en cada caso.

El acuerdo suscrito este martes ente ambas entidades contempla la entrega a Aneida de 5.000 euros gestionados por la Fundación Amigos de Galicia para el pago directo a los proveedores de los dispositivos médicos precisos. Para recaudar esta cantidad económica, la fundación activará una campaña de recogida de tapones de plástico: más de 19 millones de unidades para alcanzar la cantidad prevista. Anedia Galicia, a su vez, asume la coordinación y valoración de los casos detectados en los que las limitaciones económicas de los hogares impidan el acceso de los menores a los dispositivos indicados para el mejor control de su enfermedad.

Los primeros 3.197 euros obtenidos en la campaña (equivalentes a más de 12 millones de tapones) ya tienen destino: el sensor-transmisor-receptor que ayudará a la familia de Noa a comenzar el colegio con una mayor seguridad y calidad de vida.

Los establecimientos colaboradores puntos de recogida de tapones pueden consultarse en la página web de la entidad (fundacionamigosdegalicia.org).

.