Bugallo muestra el bastón de mando, junto al alcalde saliente, Martiño Noriega
Bugallo muestra el bastón de mando, junto al alcalde saliente, Martiño Noriega - MIGUEL MUÑIZ
CON LOS VOTOS DEL PSOE

Bugallo regresa a la alcaldía de Santiago

Propone «un escenario de diálogo y negociación permanente sin exclusiones, intentando incorporar a toda la Corporación» para sacar adelante la legislatura

SANTIAGOActualizado:

El nuevo alcalde de Santiago de Compostela es, desde este sábado, un viejo conocido de la ciudad. Xosé Sánchez Bugallo ha sido proclamado regidor de la capital de Galicia en el que será su quinto mandato, después de ostentar el cargo durante cuatro legislaturas entre 1998 y 2011. Su elección ha salido adelante gracias a los diez votos de los concejales del PSOE y el sufragio en blanco de Compostela Aberta y BNG, mientras que el PP respaldó a su candidato, Agustín Hernández, solo con ocho apoyos.

Bugallo ha querido «renovar» su «compromiso y lealtad con Compostela y todos sus vecinos», toda vez que quiere «ser el alcalde de todos los compostelanos, independientemente de lo que hayan votado», informa Efe. En su discurso de toma de posesión, Bugallo ha señalado que hay dos escenarios posibles, «un Gobierno en minoría sin más, con limitadas posibilidades de éxito; un pacto o acuerdo de Gobierno con otras formaciones políticas o un escenario de diálogo y negociación permanente sin exclusiones, intentando incorporar a toda la Corporación».

«Creo, con absoluta sinceridad, que esta es la fórmula preferida por la mayoría de la ciudadanía y l a que mejor responde a los resultados del 26 de mayo», ha zanjado el regidor, que otorgaron diez escaños al PSOE, 8 al PP, 5 a Compostela Aberta y 2 al BNG.

Sánchez Bugallo ha manifestado en su intervención que entiende que a las fuerzas presentes en la Corporación «nos une más de lo que nos separa». «Es la octava vez que tomo posesión como concejal y la quinta como alcalde, y ésta es, junto con la segunda, la primera en la que fui elegido tras unas elecciones, la que me produce mayor ilusión, pero también la más cargada de responsabilidad y preocupación por el futuro de la ciudad», ha señalado, visiblemente emocionado.

Ante el horizonte de estos cuatro años, Bugallo ha afirmado que, «desde una de las muchas ventajas de la edad, que es que el futuro de ve de otra manera», sabe que «va a ser un proceso complejo, que va a requerir paciencia casi infinita y multitud de esfuerzos», por lo que «muchas veces tendremos que dar el empate como buena solución y ceder para alcanzar acuerdos en beneficio de Compostela», informa Ep.

Durante su discurso, Bugallo ha hecho un recorrido por los grandes asuntos a tratar durante los próximos cuatro años, en los que el Año Santo 2021 «es el gran reto y la mayor oportunidad», aunque «haríamos mal si fiásemos todo al Año Santo».