La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager - REUTERS
COMPETENCIA

Bruselas investiga el plan de España de conceder casi 21 millones a la planta de PSA en Vigo

Desde la empresa ven el proceso como algo «habitual»

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Comisión Europea ha anunciado este lunes la apertura de una investigación en profundidad para evaluar si el plan de España de conceder 20,7 millones en ayudas a la planta de PSA Peugeot Citroën en Vigo cumple con las normas europeas sobre ayudas de Estado con finalidad regional, según ha informado en un comunicado.

España notificó en noviembre de 2017 a las autoridades europeas su intención de conceder 20,7 millones en ayudas públicas a dicha planta dentro de su proyecto para invertir 500 millones en nuevas líneas de producción para lanzar nuevos vehículos y en mejoras del proceso productivo de la fábrica. Los trabajos en ambos casos habían comenzado en abril de 2015.

«La Comisión investigará meticulosamente si las ayudas previstas de España son realmente necesarias para que Peugeot invierta en procesos de producción verdaderamente innovadores en Vigo y si van a desarrollar la región sin falsear indebidamente la competencia o ir detrimento de la cohesión en la UE», ha resumido la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

La danesa ha subrayado que la inversión pública «es importante para fomentar el crecimiento económico de las regiones desfavorecidas en Europa», pero el Ejecutivo comunitario debe «evitar las competiciones perjudiciales» entre los países del bloque comunitario.

Los Estados miembros pueden impulsar el desarrollo económico y el empleo de regiones consideradas como «desfavorecidas» y fomentar la cohesión regional a través de ayudas públicas, pero para poder ser aprobadas por Bruselas deben cumplir determinadas condiciones. Por ejemplo, deben incentivar la inversión privada, limitarse al mínimo necesario y no atraer inversión de una región igual o más desfavorecida de otro socio comunitario.

Sospechas

En concreto, el Ejecutivo comunitario tiene la sospecha de que estas ayudas pueden haber atraído el proyecto de inversión en detrimento de otra región europea más desfavorecida. También piensa que PSA podría haber realizado la inversión en Vigo sin la necesidad de que hubiera ayudas estatales.

Bruselas también duda de que el nuevo proceso de producción en la planta sea lo suficientemente innovador como para que la empresa pueda acogerse a la excepción de las normas que permite conceder ayudas públicas a proyectos de grandes compañías en instalaciones ya existentes.

Además, la Comisión no está convencida de la contribución de dichas ayudas al desarrollo regional, así como de su idoneidad y proporcionalidad. Por último, no puede descartar que tengan efectos negativos en la competencia de determinados segmentos del mercado de turismos.

Por su parte, la dirección de la planta en Vigo ha asegurado que el anuncio de investigación por parte de la Comisión Europea sobre una subvención a esta empresa es un «proceso de control habitual».

En declaraciones a Europa Press, fuentes de la planta viguesa han señalado que esta iniciativa permite que las partes interesadas se pronuncien y lo han enmarcado dentro de un contexto de normalidad.

En un primer momento, la propuesta de la planta viguesa fue gestionada desde la Xunta de Galicia y, de este modo, trasladada al Ejecutivo central. No obstante, la adjudicación de la ayuda todavía es provisional, ya que debe ser aprobada por Bruselas para permitir que sea concedida. En concreto, se relaciona con el proyecto de PSA de invertir 500 millones en nuevas líneas de producción para el lanzamiento de nuevos vehículos y la mejora del proceso productivo.