Bomberos intervienen en Vigo en una imagen de archivo
Bomberos intervienen en Vigo en una imagen de archivo - EFE
PARO INDEFINIDO

Los bomberos de Vigo inician una huelga «histórica»

Denuncian falta de efectivos y «carga esclavista de trabajo». La última valoración del alcalde, Abel Caballero, fue para señalar que estaban en «su derecho»

SANTIAGOActualizado:

Los bomberos de Vigo ya están en huelga. Un paro indefinido, convocado por CIG y CUT, efectivo desde este miércoles tras haberse registrado el pasado 2 de agosto, que aboca a la ciudad olívica a una «situación histórica» por inédita: es la primera vez que los bomberos vigueses llegan a este extremo. Como explica el representante del sindicato CIG, Miguel Uclés, quieren denunciar que «son incapaces de garantizar la seguridad» de la ciudad ante la falta de efectivos, agravada por una «carga esclavista de trabajo».

Según Uclés, viven una situación límite que se plasma en un índice de baja del 30% por una «sobrecarga» con turnos de 40 horas seguidas y 120 horas semanales. «Una situación kafkiana que es insoportable», apostilla Uclés en declaraciones a ABC. El representante sindical carga contra el decreto que, asegura, les obliga a trabajar en dichas condiciones o enfrentarse a una suspensión de empleo y sueldo de tres años.

Este miércoles han acudido a la sede de Inspección de Trabajo para interponer una serie de denuncias: una por la «situación de explotación laboral y riesgo para la salud de los trabajadores», acompañada de un informe procedente de Murcia con una situación idéntica a la de Vigo, donde se obliga a realizar guardias ordinarias a bomberos que se encuentran en formación, con el consiguiente riesgo. Además de «denuncias individuales de compañeros de baja» por la citada sobrecarga de trabajo.

Con la huelga ya en marcha, ahora aguardan que el Concello mueva ficha y la concejala de seguridad, Elena Espinosa, les «atienda lo antes posible para resolver» esta encrucijada sin precedentes. Esperan que la reunión sea inmediata. Si no este miércoles, están dispuestos a sentarse en día festivo.

Servicios mínimos inviables

Añaden que hay otro hecho que refuerza sus argumentos: la dotación de servicios mínimos, que equivalen a los ordinarios. Afirma que «no hay plantilla para cumplirla» y les «da la razón» ante lo que buscan evidenciar: que no son suficientes y, por tanto, se ven «incapaces de cumplir el mínimo de seguridad que necesita la ciudad». El servicio llegó a contar con 150 efectivos y, en estos momentos, apenas rebasan el centenar, con casi la mitad de los bomberos por encima de los 55 años.

Este diario se puso en contacto con el Ayuntamiento de Vigo para conocer su valoración del arranque de la huelga. Fuentes municipales indicaron, en un primer momento, que no existía un posicionamiento oficial al respecto. La última vez que se pronunció, el alcalde, Abel Caballero, se limitó a comentar que los bomberos estaban en su «derecho» a llevar a cabo la huelga.

Posteriormente, desde el consistorio se emitió un comunicado firmado por la concejala Espinosa, quien aseguró que el servicio de bomberos funciona «con absoluta normalidad». La responsable de seguridad afirmó que «este servicio público está garantizado», además de dejar constancia de que la huelga «fue convocada solo por CIG y CUT, sin que el resto de sindicatos la secunden». «El gobierno local respeta el derecho a la huelga de éstos o de cualquier otros trabajadores públicos», concluye el comunicado recogido por Ep.