El arzobispo Barrio abrió este domingo la Puerta Santa
El arzobispo Barrio abrió este domingo la Puerta Santa - EFE
INICIO DEL AÑO SANTO EXTRAORDINARIO

Barrio llama a «actuar ante las miserias ajenas» al abrir la Puerta Santa de Santiago

El arzobispo pide implicación en los proyectos de la Iglesia para los sintecho al inaugurar un jubileo «que se puede convertir en el año récord de peregrinos» según Feijóo

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Y la Puerta Santa se abrió. Desde ayer, Galicia celebra el Jubileo de la Misericordia, que en Santiago adquiere especial relevancia por el significado del dintel que miles de peregrinos atravesarán hasta el próximo 20 de noviembre en este Año Santo Extraordinario que ha convocado el Papa Francisco y en el que se llama a volver la mirada a los problemas del otro. Lo explicó el arzobispo compostelano, Julián Barrio, en su homilía: «La puerta de la Misericordia se ha abierto para darnos la posibilidad de experimentar el amor de Dios que consuela, perdona y da esperanza». No estamos ante un Xacobeo, pero sí ante un acontecimiento histórico y una oportunidad desde puntos de vista tan diversos como el pastoral o el económico por su repercusión.

Fue una ceremonia sencilla, que llenó el santuario del Apóstol, y a la vez cargada de significado. La voluntad de configurar un ritual propio para marcar distancias con lo jacobeo no restó emoción al instante de la apertura de la Puerta Santa, poco antes de las 17.30 horas. «Abrid las puertas de la justicia, entraremos para dar gracias al Señor», se escuchó. Y a continuación, el prelado introdujo la llave en la cerradura para separar las hojas de bronce de este portón decorado con flores para la ceremonia. «Esta es la puerta del Señor: por ella entramos para obtener misericordia y perdón», exclamó al mostrar a todos el Evangeliario en alto. Tras entrar al templo, siguieron a Barrio el resto de sacerdotes concelebrantes y varias autoridades institucionales, entre las que faltó el alcalde. Sí cruzaron el presidente de la Xunta, los ministros de Cultura y Fomento, el conselleiro de Cultura y el delegado del Gobierno.

Abierta catorce horas al día

Este Jubileo de la Misericordia se puede convertir en el año récord de peregrinos en el Camino», había manifestado poco antes Alberto Núñez Feijóo. Eso supondría rebasar las cifras de 2010, algo que todavía no se ha alcanzado en el último lustro, aunque este 2015 va a terminar muy cerca de esa marca. A lo largo de los próximos meses, la Puerta Santa permanecerá abierta de 7 de la mañana a 9 de la noche y para ganar la indulgencia no basta con atravesarla, hay que confesarse y comulgar.

También formaron parte del cortejo religiosos y laicos como representantes de la Archidiócesis desde la Cocina Económica, la pastoral penitenciaria, de la salud o de familia, el albergue de San Francisco, Cáritas o las cofradías y el culto al Apóstol, entre otros. Sonaban entonces las restauradas campanas del Obradoiro, en cuyos alrededores se reforzó la seguridad. Ya en el templo, el arzobispo entregó a ocho curas carteles para colocarlos en los confesionarios dada la potenciación del sacramento de la confesión a la que va asociada este jubileo. La Catedral contará incluso con cuatro sacerdotes llamados «misioneros de la misericordia» a quienes el Papa ha autorizado a perdonar pecados como el aborto.

«Hay que vibrar y compadecerse con las fragilidades y miserias ajenas. Pero no basta vibrar. Hay que actuar ante la miseria bajo todas sus formas, cuya víctima es el hombre y que le impide ser feliz. No es comprensible una sociedad sin misericordia», reclamó el arzobispo en su homilía. Recordó que «nuestro mundo no está como para alegrarnos. Afronta mil problemas: economía de la exclusión, idolatría del dinero, inequidad que genera violencia, pesimismo estéril, guerras, terrorismo, cambio climático o degradación social», entre otros. Por eso, pidió a todos —los diocesanos, pero también a las empresas y bancos— su implicación en los proyectos de la Iglesia de Santiago para los más desfavorecidos. En concreto, para el centro de Cáritas que se prevé establecer en la rúa de Carretas y para la empresa de inserción laboral «Arroupa» que será presentada hoy mismo. Barrio se despidió tras casi dos horas de celebración con su deseo de que «sepamos aprovechar esta etapa llena de esperanza».