Un grupo de peregrinos a su paso por la localidad lucense de Barbadelo
Un grupo de peregrinos a su paso por la localidad lucense de Barbadelo - ABC

El auge entre los extranjeros lleva al Camino de Santiago a su récord

La ruta jacobea termina 2016 con casi 280.000 peregrinos y la Xunta prevé 464.000 para 2021

SantiagoActualizado:

El Camino de Santiago está de moda en todo el mundo. Con peregrinos de 146 nacionalidades distintas, la ruta a Compostela terminó 2016 con la mayor cifra de personas de su historia: 278.041 llegaron al santuario del Apóstol, más incluso que en el Xacobeo 2010, una cita hasta ahora imbatible. El interés entre los extranjeros —que suponen el 55,3% de quienes recorren el Camino— es el motivo que explica un «crecimiento exponencial desconcertante e inesperado hace cincuenta años», en opinión de Antón Pazos, estudioso del Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Más allá de su simbolismo religioso y espiritual, «el Camino se ha convertido en un fenómeno en el que coinciden católicos, agnósticos, protestantes, gente que se busca a sí misma... y que encuentran en él un lugar donde desconectar de la presión a la que viven sometidos», apunta. Así lo representan, además, películas como la estadounidense «The Way» y best-sellers como el alemán «Bueno, me largo», elementos muy influyentes.

El aumento respecto a 2015 es del 6% y en él ha incidido de forma notable la apertura de la Puerta Santa de la Catedral con motivo del Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco. Los cálculos de la Xunta estiman que en 2021, fecha del próximo Xacobeo, se podría llegar incluso a los 464.000 peregrinos, por lo que desde hace casi dos años se trabaja con un plan para garantizar la sostenibilidad de este itinerario cultural que cuenta con cinco trazados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: el Camino Francés, desde 1993, y el de la Costa, el Primitivo, el Vasco-Riojano y el de Liébana desde 2015.

Rutas alternativas

Además de efectuar mejoras en la seguridad y las infraestructuras, existe una preocupación por el cuidado medioambiental y por impulsar el conocimiento del patrimonio. De hecho, la Universidad de Santiago acaba de crear una cátedra de estudios sobre las peregrinaciones. La Catedral compostelana, consciente del reto pastoral que la internacionalización de la ruta supone, programa misas y confesiones en hasta nueve lenguas.

Tanto la Administración como la Iglesia descartan que haya una masificación más allá de fechas puntuales en verano y solo en las últimas etapas entre la localidad lucense de Sarria y la meta. Por eso se trabaja en diversificar los flujos, algo que se observa en las estadísticas de 2016. Aunque el Camino Francés sigue siendo el mayoritario –lo eligen el 63,4% de los peregrinos–, suben el Portugués (18,7%), el del Norte (6,2%) y el Primitivo (4,3%). Otros, como el Camino de Invierno, que atraviesa la Ribeira Sacra, fue reconocido oficialmente hace pocos meses.