Estado del embalse de Portomarín, en Lugo
Estado del embalse de Portomarín, en Lugo - EFE

El área de Vigo podría abastecerse con una captación al río Verdugo

Caballero se muestra dispuesto a pagarla tras la reunión de la Xunta y los municipios

SantiagoActualizado:

Pese a que continúa el enfrentamiento entre el alcalde de Vigo y la Xunta sobre las medidas a poner en marcha ante la sequía, ambas partes acercaron ayer posturas para adoptar una solución de emergencia. El director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, se reunió con representantes de los municipios que se abastecen de los embalses de Eiras e Zamáns la posibilidad de captar y bombear agua desde el río Verdugo para garantizar el suministro. Poco después el regidor vigués, Abel Caballero, se mostró dispuesto a «pagar íntegro» este trasvase, según informó Ep.

El embalse de Eiras se encuentra al 36% y si las reservas actuales no mejoran, el suministro a la población sólo está garantizado hasta el 11 de febrero. A los municipios que se abastecen del agua de esta presa iría destinada la propuesta de Augas de Galicia. Roberto Rodríguez explicó ayer que se podría realizar una impulsión desde los canales de derivación de dos aprovechamientos hidroeléctricos ya existentes hasta la entrada del sistema de abastecimiento de Eiras. La Xunta colaboraría económicamente para realizar las obras. El plazo de ejecución sería de tres meses y esta medida tendría un menor impacto ambiental que construir un azud (trasvase), como ha propuesto el alcalde de Vigo, porque no supondría un obstáculo en el cauce del río. Rodríguez recordó que ya en 2011 la construcción del azud en la confluencia de los ríos Verduto y Oitavén quedó descartada por no ser una obra estratégica al no garantizar el abastecimiento a Vigo y su área de influencia; ni tampoco valer para una situación de emergencia, dado que las obras tardarían seis meses.

El principal punto de desencuentro entre la Xunta y el regidor vigués llega por la petición de Caballero de reducir el caudal ecológico que sale de la presa de Eiras. En declaraciones a los medios en La Coruña, la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, aseveró que realizar esta reclamación «es pedir que hagamos un delito ambiental». Antes de tomar esta decisión —que podría secar el río— hay que constatar que el municipio vigués ha tomado otras medidas de ahorro ante la situación de sequía, decretada en la mayor parte de la Comunidad desde el pasado mes de octubre, y que estas no han resultado efectivas, explicó Mato. El director de Augas de Galicia también reprochó a Caballero que pida a la Xunta cometa un delito ambiental para «tapar las vergüenzas» de su «incapacidad» ante la sequía.

El alcalde replicó que ya le ha trasladado a Augas de Galicia el informe en el que detalla todas las medidas de ahorro puestas en marcha en el Ayuntamiento y cuál ha sido su resultado. «Ya no tienen ninguna disculpa, ya tienen la información de que se cumplieron con creces las condiciones para rebajar el caudal», sostuvo Caballero.

En reuniones anteriores, Augas de Galicia solicitó a los ayuntamientos del área viguesa que pusiesen en marcha medidas para lograr un 10% de ahorro instando también a reducir el consumo a las empresas. Hasta el momento solo han trasladado esta información los de Nigrán y Vigo y el Consorcio del Louro (del que forman parte Mos, O Porriño, Salceda de Caselas y Tui). Roberto Rodríguez recalcó ayer que «es importantísimo que se remita esta información cuanto antes». De los convocados ayer, precisó, faltan los datos de 11 municipios.