ABC  Una madre juega con su bebé recién nacido. Del total de 168 niños derivados  en 2005 a la unidad de diagnóstico, se detectó sordera en seis neonatos

La aplicación del precursor programa de detección precoz de la sordera neonatal se extenderá a la red privada

Los profesionales que se encargan de la prueba poseen una formación específica, no sólo en la realización del test, sino en la comunicación con los padres

Actualizado:

A. MARTÍNEZ

SANTIAGO. La base del programa es la realización de una prueba, -inocua, indolora, de corta duración y contrastada validez-, a todos los neonatos antes de que abandonen el centro médico. Es el personal de enfermería el que se encarga, disponiendo para ello de equipos con la tecnología más avanzada. Todos los profesionales que se ocupan del examen poseen formación específica, no sólo en la realización del test, sino en la comunicación con los padres, a los que se le hace entrega de un folleto en el que se detalla pormenorizadamente en qué consiste el análisis y su significado.

Después de las pruebas audiológicas y otológicas correspondientes y, en su caso, confirmado el déficit auditivo, se programa un estudio para caracterizar la sordera e indicar el tratamiento más adecuado. De cara a la rehabilitación temprana de estos niños, es muy importante la colaboración de los progenitores. El tratamiento se realiza de modo individual a través de un equipo multidisciplinar, que pone a disposición del pequeño y de su familia todos los medios necesarios. Galicia es una de las primeras comunidades españolas en implantar el Programa de Detección Precoz de la Sordera Neonatal en todos sus hospitales públicos.

Desde finales del año pasado, concretamente noviembre, con la incorporación a este plan de los complejos Virxe da Xunqueira, en Cee, La Coruña; y Comarcal do Barco de Valdeorras, en Orense, todos los centros hospitalarios de la consellería ya están realizando a cada neonato las pruebas de detección precoz de esta patología. Con estas dos incorporaciones, se logra una cobertura del 87% de los nacimientos. Para lograr el 100%, el departamento de María José Rubio Vidal tiene intención de extender esta iniciativa a los hospitales y maternidades privadas.

Los datos del programa referidos a 2005 reflejan que los niños a los que se les hicieron las pruebas en el pasado año fueron 16.194, lo que supone que participaron en él el 98,36% de las niñas y niños que nacieron en los hospitales con el programa establecido. Por centros hospitalarios, el Juan Canalejo de La Coruña examinó a 2.994 niños, el C.H. Universitario de Vigo a 4.402, el C.H. Universitario de Santiago a 2.504, el C.H. de Pontevedra a 1.751, el C.H. de Orense a 1.495, el C.H. de Lugo a 1.062, el C.H. Arquitecto Marcide de Ferrol a 933, el Hospital Virxe da Xunqueira a 42, el Hospital do Barbanza en Ribeira a 235, el de Verín a 59, el de Monforte a 97, el Hospital da Costa de Burela a 240, el Hospital do Salnés en Vilagarcía de Arousa a 352 y el Hospital de Valdeorras a 28.

De todos los niños supervisados en 2005, 168 fueron derivados a la unidad de diagnóstico, detectándose 6 casos de sordera, y estando en estudio algunos nacidos en los meses de noviembre y diciembre. En los dos primeros meses de 2006, el número de examinados ya supera la cifra de 2.600.