El juicio se celebrará en la Audiencia Provincial de La Coruña
El juicio se celebrará en la Audiencia Provincial de La Coruña - MIGUEL MUÑIZ
TRIBUNALES

Acusan a un condenado por maltrato de matar a su suegra tras culparla de su ruptura

El fiscal le reclamará una pena de 20 años de prisión en el juicio que se celebra a partir del próximo miércoles

SantiagoActualizado:

La sección segunda de la Audiencia Provincial de La Coruña celebrará a partir del próximo miércoles el juicio contra un hombre acusado de matar a su suegra, a quien culpaba del desgaste de su relación. El hombre, condenado previamente por un delito de malos tratos, agredió a la mujer «de manera brutal», según relata la acusación. La Fiscalía reclamará para él una pena de 20 años de prisión.

El acusado y su pareja habían retomado la relación, después de que éste cumpliera su condena en la cárcel. Junto con un hijo de otra pareja, se fueron a vivir juntos a su domicilio de La Coruña, donde nacería la hija de ambos. A partir de aquí, la situación fue «deteriorándose progresivamente», apunta el Ministerio Fiscal. El «carácter violento» del hombre forzó a su pareja a abandonar la casa para buscar «refugio» en la de su madre, donde llegó a instalarse definitivamente durante un periodo de meses.

Con todo, las citas entre ambos seguián produciéndose. Él veía a la mejor de acuerdo con su ya expareja, aunque el clima no fue a mejor. Las visitas «se hicieron más conflictivas» y el acusado comenzó «a hacer gala de una manifiesta inquina» contra su suegra, a quien culpaba de la ruptura.

El crimen llegó el 20 de agosto de 2017. La publicación, por parte de su expareja, de una foto con otro hombre en las redes sociales enfureció al acusado, que decidió asesinar a la suegra, «siendo plenamente consciente de sus actos». En el relato que hace la Fiscalía del suceso, se expone que el mismo día, en torno a las seis de la tarde, el hombre se presentó en casa de víctima. Al abrir la puerta, «de manera inopinada y sorpresiva», «comenzó a golpearla de manera brutal en la cabeza y en el resto del cuerpo, aprovechándose de la desproporción física entre ambos». Él medía 1,80, su suegra 1,50. Tanto la expareja como la menor estuvieron presente durante la paliza.

Por todo ello, el Ministerio Público le reclama una pena de 20 de años de prisión sin que concurran atenuantes. El acusado está diagnosticado de toxicomanía, síndrome ansioso depresivo y trastorno mixto de la personalidad pero, según el escrito la fiscal, su patología «no afectó en absoluto a su voluntad ni a su capacidad de comprensión de los hechos descritos». Además de la pena de cárcel, el hombre deberá hacer frente a una indemnización de 86.000 euros en total en concepto de daño moral.