Miguel Ángel Escotet
Miguel Ángel Escotet - ABC
GALICIA

Abanca da un nuevo paso para la creación de su universidad privada

El patronato de Afundación aprobó la creación de una nueva fundación de la que dependerá la Universidad Internacional de la Empresa

SantiagoActualizado:

Abanca sigue dando los pasos necesarios para la constitución de la primera universidad privada de Galicia. El pasado jueves, el patronato de Afundación aprobó la creación de una nueva fundación de la que dependerá la Universidad Internacional de la Empresa (UIE), nombre dado a este proyecto educativo por sus promotores. Según pudo saber ABC, el nuevo patronato dio luz verde también a los estatutos de este nuevo ente, que será sin ánimo de lucro y con el objeto social único de constituir esta universidad.

El patronato de la nueva fundación estará formado por Miguel Ángel Escotet en calidad de presidente y rector, Juan Carlos Escotet, Francisco Botas (presidente y consejero delegado de Abanca, respectivamente), y tres patronos de Afundación, los doctores José Luis Jiménez, José Fernández Pernas (que además será el vicepresidente) y Ricardo Díaz-Casteleiro. El secretario del patronato será Pedro Otero.

Este paso se produce en paralelo al estudio que en estos momentos realiza la Consellería de Educación del proyecto de la UIE presentado el pasado diciembre por Afundación, y que en la actualidad se encuentra en proceso de consulta pública, accesible en la web del departamento autonómico hasta el próximo 30 de enero. La creación de la universidad deberá autorizarse a través de una ley del Parlamento de Galicia, según establece la normativa estatal. Este procedimiento todavía se encuentra en una fase embrionaria, dado que la tramitación legislativa llevará varios meses. Una vez que el Legislativo tramite la norma, será el Consello de la Xunta quien autorice vía decreto el inicio de las actividades de la universidad.

Horizonte 2020

Los propios impulsores de la UIE se han marcado como plazo para la apertura académica el curso 2020-2021, para el que todavía falta año y medio. Dado que la estructura de esta universidad no partirá de cero sino que pretende construirse a partir del IESIDE —el centro docente que Afundación posee en la actualidad—, para algunos de los requisitos que exigen las normas estatal y autonómica ya hay una experiencia previa.

Entre los requisitos que la legislación impone a la nueva universidad —que tendrá su sede en Santiago de Compostela— figura una estructura mínima de centros y departamentos que permita impartir al menos «ocho títulos de carácter oficial de los cuales como mínimo cuatro serán grados universitarios y dos programas de doctorado». Además, «la oferta de las nuevas instituciones abarcará, como mínimo, dos ramas de conocimiento». En la actualidad, IESIDE ya oferta un grado propio en Administración y Dirección de Empresas, un MBA y otros ochos másteres profesionales.

Títulos no repetidos

La Ley de Universidades de Galicia advierte de que «el catálogo de titulaciones ofertadas deberá ser complementario y no reiterativo respecto a las titulaciones preexistentes y consolidadas en el SUG, valorándose especialmente su conexión con nuevas ramas surgidas en el campo científico y con nuevas necesidades profesionales». Igualmente, se obligará a la nueva universidad a dotar una bolsa de financiación para becas y la implantación progresiva de programas de doctorado y líneas de investigación para su profesorado. La legislación determina además que no podrán financiarse con cargo a fondos públicos.

En el caso de la UIE, la previsión es que su financiación inicial provenga de Afundación, cuyo presupuesto se va a ver incrementado, dado que pasará de recibir los 5 millones de euros anuales de Abanca a una participación del 3% de los beneficios tras impuestos de la entidad que preside Juan Carlos Escotet, tal y como está establecido en el acuerdo de financiación. Solo en los primeros nueve meses de 2018, ese 3% rondaría los 9 millones de euros. La intención es que este centro acabe siendo económicamente autosuficiente.

Por último, deberá obtener la acreditación institucional que concede la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (Aneca), dependiente del Ministerio de Educación.