Escotet y Botas ayer en la presentación de la remodelada sede central de Abanca
Escotet y Botas ayer en la presentación de la remodelada sede central de Abanca - IAGO LÓPEZ
ENTIDADES FINANCIERAS

Abanca afirma no tener prisa pero sí «holgura» para nuevas compras

Escotet apuesta por crecer con prudencia y afirma que el tamaño no les obsesiona

SantiagoActualizado:

En noviembre del año pasado, Abanca se convertía en la octava entidad financiera de España por volumen de activos al comprar la red española de Caixa Geral. El banco presidido por el venezolano Juan Carlos Escotet no se cierra a nuevas adquisiciones. En la presentación de su remodelada sede central en La Coruña, Escotet afirmó esta mañana que apuesta por un crecimiento «sin prisas y con mucha prudencia». Pero quiso dejar claro que la entidad cuenta con «holgura» financiera suficiente para hacer frente a nuevas compras.

Escotet explicó que Abanca estará atenta a «futuras oportunidades», pero sin desviarse del «crecimiento orgánico», informa Ep. «Cuando tengamos oportunidades las aprovecharemos», recalcó el presidente de Abanca, que quiso dejar claro que esto no implica una «obsesión» por el tamaño. El fundador del grupo venezolano Banesco respondía de este modo a los periodistas presentes en la rueda de prensa, que le habían preguntado por la sugerencia del Banco de España recomendando entidades financieras de mayor tamaño. Escotet dijo compartir y «demostrar con hechos» las premisas del Banco de España. Abanca se encuentra en una situación de crecimiento inorgánico «fuerte», aseveró, y con «holgura de capital suficiente para seguir considerando nuevas adquisiciones», pero no porque les «obsesione el tamaño», insistió Escotet, quien reconoció que una mayor dimensión contribuye a la creación de valor.

Como ejemplos de su crecimiento «inorgánico» Escotet citó las últimas adquisiciones realizadas por Abanca. Una vez que Bruselas decidió poner fin al periodo de tutela previsto por haber recibido dinero público, Abanca —que surgió de las nacionalizadas cajas de ahorro gallegas — decidió iniciar su periodo de expansión. En septiembre de 2017 adquirió el 100% de Popular Servicios Financieros, la antigua división de crédito al consumo de Banco Pastor. La operación supuso la integración de una cartera de crédito de casi 200 millones de euros y 15 oficinas en España y Portugal. En 2018, el banco gallego daba un nuevo paso, tras resultar ganador del proceso formal de venta de la unidad de banca de particulares de Deutsche Bank PCC Portugal. El negocio adquirido por Abanca consta de 41 oficinas comerciales en Portugal, un volumen de negocio de 6.500 millones de euros, 50.000 clientes, una plantilla de 330 personas y 100 agentes externos.

Pero la operación más importante llegaba a finales de noviembre del año pasado. El Gobierno portugués, responsable de Caixa Geral —que fue nacionalizada tras la crisis— anunciaba que el banco gallego ganaba la partida a Cajamar. Abanca desembolsaba 364 millones de euros para comprar el negocio y las 110 oficinas de la entidad lusa en España. Con la operación, el banco presidido por Escotet se convertía en la octava entidad financiera española por volumen de activos e incrementaba su negocio en 7.000 millones de euros. Escotet no desveló ayer si ya tiene alguna otra entidad en el punto de mira, pero sí reafirmó que buscará la «complementariedad» en los modelos de negocio.