Cuando España regresó a Europa

Los Reyes y los Príncipes de Asturias presiden hoy en el Palacio Real el acto conmemorativo del XXV aniversario de la firma del Tratado de adhesión de España a las Comunidades Europeas

MADRID Actualizado:

Hoy se cumplen 25 años del regreso simbólico de España a Europa después de varios siglos de aislamiento, desde que la España católica de Felipe II —la misma que decidió la suerte de Alemania, Flandes o Italia— empezó a cerrarse a Europa para protegerse del protestantismo. Con el fin de conmemorar aquel día histórico, en el que España firmó el tratado de adhesión a las Comunidades Europeas, los Reyes y los Príncipes de Asturias presidirán hoy un acto en el Palacio Real, al que también asistirán las autoridades europeas y portuguesas, pues el país vecino rubricó su integración en Europa el mismo día que lo hizoEspaña.

No sólo irán sino que también está previsto que dirijan unas palabras quienes firmaron los dos tratados de adhesión, el ex presidente del Gobierno, Felipe Gonzalez, y el ex presidente de Portugal, Mario Soares. Además, se proyectará un vídeo conmemorativo y, a continuación, tomarán la palabra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; el primer ministro de Portugal, José Sócrates, y el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek. Tras la intervención del Rey Don Juan Carlos, que cerrará el acto, una formación reducida del coro de la Fundación Príncipe de de Asturias interpretará el himno europeo.

Será un acto solemne, pero austero, propio de estos tiempos de crisis, que nada tendrá que ver con el que se vivió en el mismo Palacio Real hace 25 años, que incluyó una cena para los 300 invitados y al que asistieron los ex presidentes del Gobierno Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo, las altas autoridades del Estado, todos los presidentes autonómicos y representantes de todos los sectores de la sociedad ,y en el que todos los partidos políticos y sindicatos mostraron su satisfacción.

Aquel día histórico quedó marcado por la tragedia. ETA quiso dejar su huella con el desesperado deseo de ensangrentar cada momento en que se producía un avance democrático o un fortalecimiento de la estabilidad política. ETA acabó con la vida de cuatro personas en dos atentados consecutivos perpetrados en Madrid y otro en Vizcaya.

Aunque España «nunca quiso dejar de ser Europa», como dijo aquel día el Rey, lo cierto es que hace 25 años la adhesión era vista por los españoles como «un desafío de modernidad» que producía incertidumbre y miedo. Tal y como recogían los periódicos de la época, se temía que el IVA disparara la inflación y subiera el precio de los productos básicos, que la competitividad exterior aumentara nuestro desempleo y que muchas empresas pequeñas y medianas quebraran al no poder competir con las europeas. Incluso, los ganaderos se manifestaron ese mismo día en Madrid para protestar contra el capítulo agrario del tratado de adhesión y acusaron al Gobierno de haber vendido la ganadería española a las multinacionales de carne. Hasta se temía que Europa acabara imponiéndonos su horario.

Nueva etapa

«Iniciamos hoy una nueva etapa cargada de retos y promesas», afirmó el entonces presidente del Gobierno,Felipe González, pero agregó que «será un esfuerzo de adaptación aún mayor que el hecho en su día por los países fundadores, porque nos sumamos con retraso a un proceso ya en marcha».

A pesar de todos los temores, lo cierto es que a lo largo de estos 25 años España ha recibido de Europa mucho más de lo que nunca imaginó, pues ha sido la mayor aportación recibida por un país de la Unión. Gracias a la solidaridad europea, que superó los cien mil millones de euros, España ha experimentado una impresionante transformación social y económica que nos permitió ponernos a la altura de nuestros socios. Sólo en las primeras dos décadas, cada español recibió 129,9 euros al año de los fondos europeos. Por cada euro que España aportó recibió 1,85 euros.