De la Vega se abraza a José Bono tras su despedida del grupo socialista - efe

De la Vega se despide de su escaño: «Estaré ahí aunque no me necesitéis»

En su última intervención ante el Grupo Socialista, la ex vicepresidenta ha dejado su acta de diputada tras 14 años

EP
MADRID Actualizado:

La ex vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha protagonizado su última intervención ante el Grupo Socialista, del que se ha despedido después de 14 años ocupando un escaño en la Carrera de San Jerónimo y lo ha hecho proclamando su fidelidad a los valores y principios socialistas y pidiendo a sus compañeros que sigan trabajando "duro, con honradez y sinceridad" para ganar las elecciones generales de 2012.

De la Vega, que nunca llegó a afiliarse al PSOE y ha sido diputada por diferentes circunscripciones en función de las necesidades del partido -Jaén, Segovia, Madrid y Valencia, su provincia natal- llegó a la reunión acompañada de otros dos ex ministros que han salido del Gobierno tras la remodelación de la semana pasada, Miguel Angel Moratinos y Elena Espinosa, así como del presidente de la Cámara y ex ministro de Defensa, José Bono.

«He madurado con vosotros»

Además de los miembros de la dirección del Grupo Socialista, encabezados por su portavoz, José Antonio Alonso, la futura consejera del Estado ha estado también arropada por la portavoz en el Senado, Carmela Silva, y por muchos diputados y senadores que se han acercado a despedirse de ella, entre ellos el también ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, que no suele acudir a los encuentros semanales del grupo parlamentario.

En un emotivo discurso, De la Vega ha aludido a las "alegrías" y las "emociones" que ha compartido con todos sus compañeros. "Mis pensamientos, mis sentimientos, mis sensaciones y mi vida ha cambiado, ha crecido, ha madurado y se ha moldeado con vosotros", ha explicado, a la vez que se ha confesado orgullosa de haber "tenido el honor y privilegio de representar a millones de ciudadanos" en estos casi cinco lustros.

«Mis pensamientos, sentimientos, sensaciones y mi vida han cambiado»

De la Vega ha ensalzado el valor de los 1. 500 diputados socialistas que han pasado por el Congreso durante el último siglo y ha agradecido que se le diera la oportunidad de formar parte de esa lista y para poder "transformar muchos y antiguos sueños en nuevas realidades". "Y me siendo muy orgullosa y agradecida de haber podido participar en el proyecto del presidente Zapatero", ha agregado, saludando a algunos de los ex ministros que había entre su auditorio, con una mención especial para Moratinos y las "noches sin dormir" que ambos han compartido en los últimos años.

«No se puede ser socialista a medias»

"El futuro no está escrito y siempre lo hemos demostrado", ha apostillado, aunque también ha recordado a los diputados y senadores del partido que con su experiencia ha aprendido que "no se puede ser socialista a medias ni a tiempo parcial". De la Vega ha confesado que deja con "gran pena" su acta de diputada, después de 14 años de ejercicio, pero subrayando que, aunque ya no tenga escaño no puede, ni quiere renunciar al proyecto socialista, "las ideas que lo sustancian y los valores y principios que lo guían".

Esta última declaración de principios arrancó el aplauso de todos los presentes que la despidieron puestos en pie tras escuchar que ella siempre estará a disposición del Grupo Socialista. "Siempre que me necesitéis, estaré ahí, aunque no me necesitéis, siempre estaré ahí, mucho ánimo y hasta pronto", concluyó. Antes de dar la palabra a De la Vega, José Antonio Alonso la despidió elogiando su "excelente" labor en la Vicepresidencia Primera del Gobierno y haciendo hincapié en que siempre ha representado "con toda la potencia política y personal con la que había que hacerlo a las mujeres de este país". "Aquí estará siempre su espíritu después de 14 años", ha agregado el portavoz socialista.