Cospedal: «Los barones del PSOE quieren abandonar el barco»

Gallardón reclama a Zapatero que convoque comicios por «lealtad» a los españoles

C. DE LA HOZ
MADRID Actualizado:

Con estos compañeros de partido no hacen falta enemigos, piensan los populares mientras ven el espectáculo que se desarrolla en las filas socialistas. Desde las plantas primera y séptima de Génova, donde están los despachos de Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy, respectivamente, se frotan las manos. Es difícil elevar el grado de dureza en la crítica política que exhibe la familia socialista internamente.

Un día es Tomás Gómez, otro, Alfonso Guerra y otro más, el presidente del Ejecutivo castellano-manchego, José María Barreda. El PP, al que ya le ha tocado en otros momentos atravesar su «vía crucis» particular (ahora centrado en la organización de Asturias), respira aliviado ante los síntomas de clara descomposición que vive el partido en el poder. La secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, resumió ayer el enésimo capítulo (la arremetida de Barreda) con la siguiente frase: «Los líderes autonómicos socialistas quieren abandonar el barco».

Encuestas

Concernida directamente por todo lo que haga y diga Barreda, con el que se medirá electoralmente en mayo, Cospedal destacó lo «sorprendente» de las palabras de su adversario político dado que hace poco más de un mes éste subrayó que sería «suicida» cuestionar el liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero. «Ahora parece que tanto Barreda como otros líderes autonómicos se están dejando llevar por la situación económica y por las encuestas y quieren abandonar el barco», dijo Cospedal en una entrevista a Onda Cero.

Tras expresar su respeto a los procesos internos de otros partidos, no pudo dejar de preguntarse qué hacían esos dirigentes ahora críticos mientras Zapatero congelaba las pensiones, bajaba el sueldo a los funcionarios o subía los impuestos.

Mientras las palabras de Cospedal se dirigían a Barreda, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, pedía al presidente del Gobierno que reflexionase sobre las palabras de éste y convocase elecciones «si tiene un principio de lealtad a los ciudadanos». El alcalde, que hizo estas declaraciones en un acto con empresarios celebrado en Gerona, también admitió estar sorprendido por el hecho de que un «dirigente regional, que además preside su Comunidad Autónoma, diga que no quiere ni el discurso ni el modelo ni la presencia de aquellos compañeros suyos que están gobernando España».

En el PP no dudan en dar ya por amortizado a Zapatero contra el mensaje que intentó colar ayer María Teresa Fernández de la Vega. El próximo miércoles el PP preguntará al titular de Fomento, José Blanco, cuáles serán sus prioridades en el Ministerio «ahora que no le queda presupuesto para realizar obra pública». Para el secretario general del Grupo Popular, José Luis Ayllón, la respuesta es muy fácil: «A Blanco sólo le queda dedicarse al postzapaterismo».