Varios chalés sobresalen de entre la vegetación en la partida del Moco, en Albatera - juan carlos soler
abusos urbanísticos

La promotora de Albatera compró suelo al hermano del ex alcalde

El socialista García Gelardo era regidor cuando se produjo la venta de chalés ilegales

ALBATERA (ALICANTE) Actualizado:

La promotora que vende chalés ilegales a extranjeros en el municipio alicantino de Albatera compró parte de los terrenos a Juan Fabián García Gelardo, hermano del entonces alcalde socialista de esta población, Francisco García Gelardo, hoy portavoz municipal del PSOE.

La empresa Alvimana, con sede en Murcia, ha vendido durante los últimos años varios chalés construidos sobre suelo rústico de Albatera por precios que superan ligeramente los 100.000 euros. Para ello, los propietarios de los terrenos se han servido de segregaciones irregulares, certificados que no se corresponden con la realidad y escrituras dudosamente legales.

Un ejemplo de ello es la parcela rústica de 10.656 metros cuadrados que el hermano del ya ex alcalde vendió a esta promotora el 24 de octubre de 2002. Juan Fabián García Gelardo había comprado los terrenos una década antes a una vecina de Albatera por 6.000 euros. Y en octubre de 2002 la traspasó a Alvimana por 45.000 euros, con lo que logró unas plusvalías de 39.000 euros. Un año después, en marzo de 2003, la promotora inscribió una segregación mediante la cual la finca queda divida en dos. Alvimana vendería una de estas porciones a un matrimonio inglés por 100.000 euros.

Fotografías aéreas

Antes, la promotora presentó ante el Registro de la Propiedad un certificado del arquitecto técnico José Gómez Gómez, en el que la empresa declaraba que había construido en la finca, «hace más de cuatro años», un «edificio rural» de 118 metros cuadrados. Este procedimiento permite regularizar una construcción preexistente, que no estuviera dada de alta de forma oficial en el catastro.

Pero la legalidad del certificado aportado es más que dudosa: Alvinana no podía haber construido una edificación en la parcela «hace más de cuatro años», porque había comprado los terrenos sólo dos años antes.

Además, la existencia de dicha vivienda no consta en ninguna de las escrituras anteriores. Las fotografías aéreas de la Dirección General del Catastro permiten comprobar que los «almacenes agrícolas» que Alvimana ha vendido a varias familias extranjeras son en realidad chalés con piscina.

Los compradores se encuentran en una situación de completa indefensión: la promotora efectuó todas las ventas a través de la misma notaría del municipio de Dolores y el mismo Registro de la Propiedad de Callosa del Segura. Pero ni el notario ni el registrador advirtieron a los compradores de que las viviendas que estaban adquiriendo son ilegales.

Compradores engañados

De hecho, según fuentes jurídicas consultadas por ABC, el registrador de la propiedad debería haberse negado a inscribir estas operaciones. Por otro lado, las segregaciones irregulares declaradas tendrían por objeto burlar las restricciones de la Ley Urbanística Valenciana, que sólo permite construir viviendas en suelo rústico en parcelas de al menos 10.000 metros cuadrados.

Pese a ello, el registrador dio por buena la división de una de las parcelas, a pesar de que albergaba un supuesto «almacén para uso agrícola» cuya licencia estaba condicionada a que se mantuviera ligado a la superficie total de la finca. Como informó ayer este diario, el «almacén agrícola» es en realidad un chalé de 150 metros cuadrados cuatro habitaciones, dos cuartos de baño, salón y cocina.

El socialista Francisco García Gelardo era alcalde de Albatera cuando se produjeron estas irregularidades, pero abandonó el cargo tras las elecciones locales de 2007. El hoy portavoz del PSOE fue investigado por la Fiscalía por tolerar una urbanización ilegal en el municipio.