La tensión con Rabat vaticina una nueva oleada de pateras

La Guardia Civil espera que lleguen más embarcaciones cuando pase el temporal

D. MARTÍNEZ
ALICANTE Actualizado:

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado están investigando si el hombre cuyo cadáver se ha hallado esta madrugada en la Playa Urbanova de Alicante viajaba en una de las dos pateras interceptadas esta semana en la costa alicantina, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Un trabajador de la empresa adjudicataria de limpieza Inusa ha localizado esta madrugada un cadáver en avanzado estado de descomposición. El cuerpo, que ha aparecido desnudo y con síntomas de ahogamiento, corresponde a un hombre de entre 30 y 40 años de edad, presumiblemente magrebí.

Por el momento, no se descarta que este hombre viajara en una de las pateras localizadas esta semana en las costas alicantinas.

La tensión que viven en los últimos días España y Marruecos parece vaticinar una nueva oleada de pateras a las costas alicantinas. Una circunstancia que, no obstante, no se producirá en tanto no cese el temporal que azota a la Comunidad. La Guardia Civil, encargada de la vigilancia del litoral, ya ha tenido que lidiar en ocasiones anteriores con la llegada de cayucos a Alicante —como a otros puntos de la geografía española— cada vez que se eleva el tono de la relación entre España y el país magrebí. Aunque los inmigrantes que llegan a la costa alicantina proceden habitualmente de Argelia —un trayecto mucho más asequible—.

El temporal impide que por el momento nuevas pateras se arriesguen a hacerse a la mar, aunque no se descarta que puedan llegar más embarcaciones en lo que resta de agosto, tan pronto el Mediterráneo recupere la calma. Hasta el momento, han sido tres las embarcaciones que han llegado a la provincia —una de ellas, hundida cerca de Tabarca—, aunque se especula con la existencia de una cuarta, de la que procederían los cadáveres encontrados entre finales de julio y principios de agosto en distintos puntos del litoral —de Altea a la playa de San Juan—.

Mientras, las duras condiciones climatológicas que marcaron la jornada de ayer en la Comunidad obligaron a suspender el dispositivo de búsqueda establecido por Salvamento Marítimo y la Guardia Civil para tratar de encontrar al resto del pasaje de la patera que se hundió frente a Santa Pola el pasado miércoles. Al margen de los dos supervivientes rescatados el mismo día que naufragaron, el citado dispositivo recuperó el jueves el cadáver de otro tripulante. A los anteriores, hay que sumar el cuerpo sin vida hallado esta madrugada.

Aunque se confiaba en que la agitación de las aguas permitiera localizar ayer al resto de náufragos, lo cierto es que la fuerza del viento y las lluvias impidieron que la búsqueda diera nuevos frutos. Fuentes próximas a la operación consideraron poco probable que se pueda encontrar con vida al resto de pasajeros —que, según el relato de los supervivientes, serían siete—.

«Búsqueda pasiva»

Una vez suspendidas ayer las labores de búsqueda, Salvamento Marítimo y la Guardia Civil no movilizarán hoy efectivos marítimos ni aéreos para proseguir con el rastreo, por lo que se pasará a depender de los avisos de los navegantes, según fuentes del citado organismo. Así, el operativo de rescate cambiará la «búsqueda activa», que se llevaba a cabo desde el mediodía del miércoles cuando fue hallado el primer náufrago, por la «búsqueda pasiva».

Por otra parte, los siete argelinos adultos interceptados el pasado miércoles, cuando alcanzaban el litoral alicantino en una patera entre los municipios de Villajoyosa y El Campello, pasaron ayer a disposición judicial, según informaron a Europa Press fuentes de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional —que tiene las competencias en Extranjería—. Hasta el momento se desconoce la resolución judicial, si bien fuentes cercanas al caso apuntaron que estas siete personas, junto con los dos argelinos rescatados de alta mar frente a la isla de Tabarca, serán trasladados a centros de internamiento para inmigrantes.

Los dos menores argelinos —una vez confirmada su edad por las pruebas médicas— que alcanzaron también la costa de Villajoyosa en la embarcación interceptada continúan en un centro de menores de la comarca de l'Alacantí.

El Gobierno, mientras, no se ha movido de su postura oficial sobre la escasa incidencia de la llegada de pateras a las costas alicantinas, pese al incesante goteo que se ha producido en el mes de agosto, y que se salda hasta el momento con once detenidos, seis víctimas mortales y otros siete desaparecidos.