Una patrullera de la Guardia Civil remolca hasta el puerto de Alicante la patera llegó a la Cala de Carritxal por la mañana, en la que viajaban nueve inmigrantes ilegales - J. C. SOLER

Rescatan a dos náufragos de una patera en Tabarca y otro cayuco llega a La Vila

Nueve inmigrantes fueron detenidos después de que lograran desembarcar en la Cala del Carritxal

M. A. RUIZ COLL
ALICANTE Actualizado:
J. C. SOLER
J. C. SOLER
J. C. SOLER
J. C. SOLER

Mientras el delegado del Gobierno en Valencia, Ricardo Peralta, presume del «notabilísimo descenso» registrado en la llegada de pateras, los inmigrantes ilegales siguen arribando a las costas alicantinas: en cayuco, nadando o en forma de cadáveres anónimos.

Dos hombres de origen magrebí, equipados con salvavidas, fueron rescatados ayer con vida en aguas próximas a la isla de Tabarca. Según relataron, viajaban junto a otras siete personas en una patera que zozobró y volcó debido al oleaje. La Guardia Civil y Salvamento Marítimo han puesto en marcha un dispositivo de búsqueda para intentar localizar al resto de supervivientes.

Pocos minutos después de que un pesquero rescatara al primer superviviente, sobre la una de la tarde, otro cayuco llegaba a la Cala del Carritxal —situada en el linde entre los municipios de El Campello y Villajoyosa—, donde lograron desembarcar sus nueve ocupantes. Todos ellos fueron detenidos por la Guardia Civil cuando ya habían llegado a tierra y habían emprendido la fuga por el monte que rodea la playa.

Fueron traslados al cuartel de la Guardia Civil de Villajoyosa, donde recibieron atención médica por parte de los voluntarios y profesionales de la Cruz Roja. Se trata de nueve varones, de los cuales dos afirman ser menores de edad (dicen tener 17 años), un dato que será verificado mediante el procedimiento habitual: una radiografía de la muñeca para determinar su edad aproximada.

Según informaron fuentes de la Cruz Roja, el estado de salud de los nueve inmigrantes es bueno, aunque cinco de ellos presentan síntomas de hipoglucemia. Según han relatado, llevaban 36 horas navegando desde su salida de Argelia.

Una patrullera de la Guardia Civil remolcó la patera (tal como muestra la imagen superior) hasta el puerto de Alicante. Se trata de una pequeña barca de apenas cinco metros de eslora, dotada de un sencillo motor. Según fuentes próximas a la investigación consultadas por ABC, el aviso inicial de la llegada de este

cayuco procedió de la Policía Local de El Campello, y en ningún caso del centro de coordinación de los radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE).

Chalecos salvavidas

Al parecer, uno de los inmigrantes llegados al Carritxal habría confirmado la existencia de una segunda patera, de la que presumiblemente proceden los dos supervivientes rescatados en las proximidades de Tabarca.

El primero de ellos, de unos 26 años, fue hallado de forma casual por un pesquero a una milla de la isla. La Guardia Civil se hizo cargo de él y lo trasladó al cuartel de Santa Pola como paso previo para entregarlo a la Policía Nacional, competente en materia de extranjería. El relato que hizo sobre el naufragio de la patera en la que viajaba resulta verosímil después de que, sobre las cinco de la tarde y gracias al dispositivo de búsqueda puesto en marcha, un helicóptero de Salvamento Marítimo localizara y restara a un segundo superviviente, a cinco millas de la isla de Tabarca.

Se trata de un hombre de unos 40 años, al parecer de origen argelino, y también equipado con un chaleco salvavidas. Fuentes policiales consultadas por ABC indicaron que no es habitual que los tripulantes de las pateras viajen con chaleco: esta medida habría sido adoptaba antes de zarpar al comprobar que el estado de la mar no era bueno, con el consiguiente sobrecoste en el precio que pagan los inmigrantes embarcados.

El dispositivo de búsqueda se retomará hoy jueves, a las siete de la mañana, con medios aéreos y marítimos de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo, para intentar hallar al resto de supervivientes.

Fuentes oficiales de la Guardia Civil consideran probable la existencia de esta segunda patera, que habría navegado en las proximidades de Tabarca, y descartaron que los náufragos procedan del cayuco que logró llegar hasta El Campello. Como se recordará, además, durante las dos últimas semanas han sido rescatados frente a las costas alicantinas cinco

cadáveres, que llevaban más de dos semanas en el agua y probablemente proceden de otra patera hundida.

Pese a ello, el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, señaló el martes que «la realidad es que cada vez llegan menos inmigrantes a la Comunidad» en patera, lo que a su juicio «pone de manifiesto que las políticas del Gobierno están dando los resultados que todos deseamos».

La vigilancia, «nefasta»

Por su parte, el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, pidió ayer a Peralta que «no mire hacia otro lado y reconozca de una vez por todas que la vigilancia de las costas no está asegurada y sigue siendo ineficaz, insuficiente y nefasta».

«Este nuevo episodio de tragedia humana», indicó Castellano, «confirma que el Gobierno fracasa en la seguridad del litoral valenciano, por lo que es necesario que se tomen medidas urgentes para evitar desgracias como las que está sucediendo con la inmigración ilegal. Estamos hablando de vidas humanas y es más que evidente que algo falla en la política del Gobierno».