- juan carlos soler

Dos pateras y un grupo de narcos burlan el SIVE en apenas 36 horas

Al menos 21 «sin papeles» alcanzan la costa alicantina

M. A. RUIZ COLL
ALICANTE Actualizado:

En apenas 36 horas, dos pateras y un grupo de narcotraficantes que acababan de desembarcar 1.300 kilos de hachís han burlado el control de los radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) en las costas alicantinas. Pese a lo que sostienen las fuentes oficiales, en ninguno de los tres casos el aviso inicial partió del dispositivo SIVE.

Y una vez más, la coincidencia entre la llegada de pateras y alijos en un estrecho margen de tiempo apunta a la existencia de mafias que utilizan las embarcaciones con inmigrantes ilegales como señuelo, para desviar la atención de las fuerzas de seguridad mientras se produce un desembarco de droga.

Tras la llegada de una patera a Santa Pola en la tarde del martes, un pesquero comunicó a Salvamento Marítimo, en torno a las 5 de la mañana de ayer, que acababa de avistar una barca sospechosa a 40 millas de la costa alicantina. Se trataba de una embarcación rígida de 10 metros de eslora en la que viajaban 11 «sin papeles».

Los hallan por casualidad

Inmediatamente partieron hacia la zona la lancha de intervención rápida Salvamar Levante y una patrullera de la Guardia Civil, así como el helicóptero Helimer 2003 y el avión Sasemar 101 de Salvamento Marítimo, para colaborar en el rescate y comprobar la posible existencia de más pateras en la zona.

La Guardia Civil no pudo abordar a la patera del martes porque no tenía ninguna patrullera disponible

En alta mar, los inmigrantes fueron trasladados hasta la Salvamar Levante y la patera fue remolcada hasta el muelle 14 del puerto de Alicante, donde ya esperaba un dispositivo de la Cruz Roja para atender a sus ocupantes.

Como se recordará, es la segunda patera que llega a Alicante en menos de 12 horas. Una patrulla de la Policía Local de Santa Pola descubrió el martes por casualidad, a las cinco de la tarde, una embarcación que arribaba a la costa cerca de Santa Lucía. Sin embargo, debido a las órdenes avaladas por el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, en ese momento no había disponible ninguna patrullera de la Guardia Civil que pudiera hacerse a la mar.

Diez de los tripulantes fueron detenidos en tierra cuando ya habían logrado desembarcar, por lo que no se descarta que otros hayan logrado darse a la fuga. Tampoco en esta ocasión, por tanto, el aviso partió del sistema SIVE, sino de la Policía Local.

Previamente, en la madrugada del lunes al martes, se había producido otro incidente en la costa. En torno a las tres de la madrugada, una lancha de la Guardia Civil que patrullaba al sur de la provincia descubrió, en un paraje situado entre los municipios de Guardamar del Segura y San Pedro de Pinatar, una lancha desde la que estaban descargando varios fardos con droga.

Al ser descubiertos, los narcotraficantes arrojaron al mar los últimos fardos y se dieron a la fuga. Con ayuda del SIVE, la patrullera de la Guardia Civil persiguió la embarcación durante algo más de media hora, pero no pudo alcanzarla debido a la potencia de sus motores. Los agentes han recuperado 43 paquetes de hachís que suman 1.300 kilos, pero no han podio detener a los traficantes.