Fomento inyecta 81 millones en el AVE a Barcelona tras frenar el de Castellón

El Consejo de Ministros aprueba la inversión para conectar el AVE Madrid-Barcelona con la estación de Chamartín y otros 298 millones de euros para el transporte metropolitano de Barcelona

VALENCIA Actualizado:

Los gestos del Gobierno parecen empeñarse en cargar de razón al Consell cuando critica el agravio comparativo entre regiones. El Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero no ha guardado ni 24 horas el «luto» por el grave recorte de Fomento en la inversión para el AVE a Castellón. Mientras se reproducían las denuncias sobre el abandono al que somete a la provincia el Ejecutivo, ayer el Consejo de Ministros tuvo a bien aprobar una inversión de 81 millones de euros para conectar la línea de AVE Madrid-Barcelona y el túnel que se construye por la capital.

Un nuevo agravio

La Generalitat que preside Francisco Camps vuelve a ver refrendado el argumento de los agravios, ya que se desinvierte en unos proyectos para invertir en otros. Eso es al menos lo que opinaban los responsables de Infraestructuras del Consell.

La actuación que ha previsto Fomento permitirá que los trenes que circulan por el citado corredor lleguen también a la estación de Chamartín a través de la conexión entre Atocha y Torrejón de Velasco que está en construcción actualmente.

La Comunidad se va a ver beneficiada parcialmente de esta decisión, ya que también utilizarán este trazado —eso sí, de manera temporal— los trenes del AVE a Valencia que está previsto que comiencen a circular a finales de año. La relativa a los transportes no fue la única decisión que ha escocido en la Comunidad, ya que el Consejo de ministros autorizó igualmente la suscripción de un contrato-programa con la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona para financiar el transporte regular de viajeros en 2009 y 2010, por un total de 298 millones de euros.

Precisamente, esta es una de las reclamaciones que encabeza desde hace años la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que reclama un contrato similar para la capital del Turia, habida cuenta que ha de soportar la carga de transporte de un área metropolitana con un millón y medio de habitantes.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, sin embrago, lleva más de un lustro descartando esta ayuda que se antoja fundamental para el mantenimiento de una calidad y eficacia en los servicios públicos de transporte que sí pueden financiar con dinero de la Administración central en la ciudad condal. Esta batería de ayudas a la región catalana se interpreta desde el Consell como un «anticipo» a cuenta de obtener buenos resultados electorales.