EXPOSICIÓN «JARDINES DE ARENA» EN EL MUVIM

Fascinación orientalista en nitrato de plata

VALENCIA Actualizado:

Gran parte de la fascinación occidental por los temas orientalistas, generalizada en Europa durante la primera mitad del siglo XIX, se debe al trabajo de pintores como Ingres o Delacroix, pero también al de los fotógrafos que tomaron el testigo años después. A partir de 1859, coincidiendo con la apertura de Oriente Medio a los viajeros, la fotografía comercial se hizo un hueco en ciudades como Estambul, Alejandría, Beirut, Aleppo, Tánger, Jerusalén y El Cairo, donde se establecieron modestos ateliers en los que se revelaban impresionantes instantáneas en las que se ofrecía un testimonio gráfico excepcional de la cuna del imaginario religioso occidental.

Un centenar de estas fotografías originales, realizadas entre 1859 y 1905, conforman la exposición que desde ayer se puede visitar en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM). Todas las piezas —englobadas bajo el título «Jardines de arena: Fotografía comercial en el Próximo Oriente»— pertenecen a la colección privada norteamericana Clark Worswick y no han sido expuestas antes en Europa.

La muestra emprende un recorrido geográfico desde Magreb hasta Turquía, pasando por ciudades como Tánger, Túnez, Alejandría, El Cairo, Jerusalén, Damasco, La Meca, Beirut, Estambul o Esmirna; las imágenes evocan un pasado incorrupto, mitificado por el cristianismo occidental, al tiempo que reflejan la fascinación ejercida por lo desconocido sobre el viajero, que en este caso eran fotógrafos como James Robertson y Otto Schoefft.