Temas

Crevillent

Una hamburguesa de 350 kilos

El responsable de la empresa Cárnicas Ortolá de Crevillent, Enrique Ortolá, prepara en Benidorm una hamburguesa gigante para más de 2.000 asistentes

Equipamientos para jóvenes

ABCVALENCIA. El Institut Valencià de la Joventut (IVAJ), dentro del Plan de Apoyo a la Inversión Productiva en Municipios (PIP) del Plan Confianza de la Generalitat, está desarrollando 17 obras y

La Nit del Alba deja más de 53 heridos

La Nit del Alba deja más de 53 heridos

Al menos 53 personas resultaron heridas de diversa consideración por quemaduras durante la celebración, la pasada noche, de la Nit de l'Alb en Elx (Alicante). Entre los heridos, figuran al menos 14

Europa Press/Alicante Comentar

Cantando bajo la lluvia

POR E. VILLAREJOVALENCIA. «Per a ofrenar noves glòries a Espanya, tots a una veu, germans vingau [...]». La apoteosis llegó con el himno valenciano de la voz de Francisco. Tras aguantar más de una

«En la Diputación, una parte del equipo tendrá que continuar»

En la galería de triunfadores el 25-M ocupa un lugar destacado César Augusto Asencio, que obtuvo para el PP en Crevillente el mejor resultado de este partido en un municipio de más de 20.000 habitantes. Portavoz en la Diputación, podría ser ese elemento de «continuidad» que él aconseja<br>-Su candidatura obtuvo el 58,4 por ciento de los votos, el mejor resultado porcentual logrado por el PP en un municpio de más de 20.000 habitantes. ¿A qué fue debido?<br>-Hay tres factores que llevan a ese resultado, y que parten del hecho de que Crevillent fue durante años un bastión de la izquierda en la provincia de Alicante y de la Comunidad Valenciana. En 1979 fue la única ciudad de más de 20.000 habitantes con alcalde comunista. Primero está el desprestigio de la mala gestión hecha por la izquierda, con 16 años de enfrentamientos internos, que llevó a un periodo final de ruina económica, parálisis municipal y fugas de empresas. En segundo lugar, el exceso de izquierda ha sido negativo para sus propios intereses; las huelgas y la idea jacobina de revolución y de barricada en la calle les ha perjudicado, pues lleva a un sistema de imposición que crea una animadversión en los propios sectores obreristas. Y el tercer factor es que la izquierda ha llegado a ser lo no suficientemente representativa; después de tantos años de sindicalismo duro y de lucha contra el empresariado ahora resulta que casi todos ellos están montados en negocios.<br>-¿Todo se debe a los males del enemigo electoral?<br>-Por supuesto que a lo que he señalado se ha sumado lo inverso: una muy buena gestión de ocho años en infraestructuras e inversiones, en creación de empleo, de zonas verdes y de plazas escolares. Todo aquello que era el discurso de la izquierda y que ésta no hizo lo estamos haciendo nosotros.<br>-Con muchas subvenciones de la Diputación, de la que usted es portavoz del equipo de gobierno.<br>-Hemos recibido un alto nivel de subveciones, pero tanto de la Diputación como de la Generalitat, y no por favoritismo, como dicen algunos, sino porque esas instituciones saben que en cuando ponen dinero en Crevillent lo justifican después. Las administraciones quieren tener buenos compañeros de viaje para gastarse el dinero, porque si el Ayuntamiento no es capaz de ejecutar un gasto, el año siguiente el Ministerio de Administraciones de Públicas da menos dinero a la Diputación. En estos ocho años no hemos perdido ni una sola subvención, y eso indica que ha habido una buena gestión municipal.<br>-En Crevillent estuvo durante la campaña electoral Ana Botella, esposa del presidente del Gobierno, que fue recibida por un grupo de personas que protestaban contra la guerra. ¿Ese tipo de protestas han beneficiado al PP?<br>-Creo que sí; yo ya les vaticiné que iban a pagar la factura. Las encuestas las estaban interpretando de un modo sesgado, porque la gente estaba en contra de la guerra en general, no de «esta» guerra, y cuando un 60 por ciento de la población culpaba en gran parte a Sadam Hussein es que nosotros aún manteníamos nuestro suelo electoral. Además, tampoco la gente le daba un buen resultado al PSOE. Hubo una situación de miedo creada por los grupos de izquierda y una toma de la calle con formas que no gustan a los ciudadanos.<br>-El alcalde del PP de Crevillent y el del PSPV de Elche han mejorado posiciones. Eso ¿perjudica o ayuda a la relación entre las dos ciudades?<br>-La relación a nivel de flujos es normal, no hay una percepción de división, más bien Crevillent ha sido una salida de escape en momentos en los que Elche ha tenido difícil el tema urbanístico. Compartimos un mismo entorno económico, apostamos por que se mejoren las comunicaciones. No hay una actitud de competencia sino de complementariedad.<br>-¿Seguirá como portavoz en la Diputación? Parece que el próximo presidente, José Joaquín Ripoll, quiere que haya pocos alcaldes, aunque tanto usted como el alcalde de Alcoy podrían ser una excepción.<br>-Haremos las cosas una después de la otra. Primero hay que constituir los ayuntamientos, después el grupo de concejales y alcaldes serán los electores y elegibles. Ahí estaremos todos a disposición del presidente Ripoll, que tiene que formar su equipo. Hay diputados que no van a estar porque van en la lista autonómica, y con ello ya habrá renovación. También una parte del actual equipo tendrá que continuar y es bueno que alguien con conocimiento de la gestión asegure una cierta continuidad.<br>-Lleva desde el 91 como portavoz del PP en la Diputación. ¿No es demasiado tiempo?<br>-Algo tendrá el agua cuando la bendicen. Van cambiando presidentes y diputados, pero es probable que consideren que yo soy útil. Con el tiempo, en los equipos hay que hacer ajustes y cambios, pero también suele darse un elemento de continuidad y permanencia que da un sentido de unidad a la acción política, tanto en el gobierno como en la oposición. No es bueno que haya una renovación total, pues ya hemos visto la pobreza de oposición hecha por unos diputados socialistas que cambiaron casi todos. Como alcalde estoy satisfecho y contento y también estoy abierto a continuar en la Diputación si lo considera el presidente Ripoll y el partido, pero entiendo en cualquier caso que hay que conjuntar muchos intereses, que son legítimos por supuesto, y esto es un proceso abierto que tiene que tener su periodo de maduración.<br>TEXTO: EMILI J. BLASCO FOTO: AMPARO GUARDIOLA<br>

CÉSAR AUGUSTO ASENCIO Comentar