JÁVEA

Piden 18 años por matar a su pareja en el transcurso de un juego sexual

ALICANTE Actualizado:

La fiscalía pide 18 años de cárcel para un hombre de 28 años que presuntamente asesinó a otro, su pareja sentimental, cuando éste último estaba atado y vendado mientras que realizaban unos juegos sexuales en un chalet de Jávea.

El procesado, Francisco Javier R.E., mantenía desde 2007 una relación sentimental con la víctima, Rafael C.C., con quien vivía en el citado chalet el día del crimen, ocurrido en la madrugada del 3 de julio de 2010.

Según la calificación del fiscal, regresaron a su domicilio alrededor de las tres de la madrugada tras estar en un pub de la zona de «El Arenal» de la localidad alicantina consumiendo cocaína. Allí mantuvieron fuerte discusión porque el acusado sentía celos al ver que Rafael C.C. hablaba con otros hombres por el chat. Ambos siguieron consumiendo cocaína y, al fin, arreglaron sus diferencias para, a continuación, decidir mantener relaciones sexuales en el dormitorio, en las que el procesado ató las manos del fallecido con un cordón de albornoz y le vendó los ojos con una camiseta.En el transcurso de los juegos sexuales, según el fiscal, Rafael C.C. se quedó dormido, lo cual fue aprovechado por el acusado para bajar a la cocina y coger un cuchillo. Subió y se enrolló en la mano derecha una camiseta que había en una silla para asegurarse de que el cuchillo no se iba a resbalar al clavárselo a su pareja y, acto seguido, se dirigió a la cama. Allí, la víctima dormía boca arriba con los ojos tapados y las manos atadas, y fue apuñalada en el corazón antes de recibirá más cuchilladas. Después, Francisco Javier R.E. se duchó, se vistió y arrojó el cuchillo ensangrentado al tejado de la vivienda, mientras que sobre las 9.30 horas telefoneó desde el cabo de San Antonio a un amigo para confesarle lo que había hecho.

Informes periciales

Los informes periciales indican que el acusado tenía sus facultades mentales intelectivas y volitivas intactas en el momento del crimen, por lo cual se pide una pena de 18 años, así como que indemnice a los padres de la víctima con 90.000 euros y con 45.000 más a cada uno de los hermanos. El juicio por estos hechos se celebrará del próximo lunes al jueves con jurado en la Audiencia Provincial.