Las mejores vistas al mar
La pasarela entre El Postiguet y Raval Roig - J.C.SOLER

Las mejores vistas al mar

El mirador de la Plaza Topete y la nueva pasarela del Postiguet han renovado la imagen del Raval Roig

M. A. R.
ALICANTE Actualizado:

Heredero del antiguo arrabal del Castillo de Santa Bárbara, el barrio del Raval Roig se ha convertido durante las últimas décadas en una de las principales puertas de entrada a Alicante. Su fachada marítima alberga algunos de los pisos más codiciados de la ciudad, por las envidiables vistas que ofrecen sobre la Playa del Postiguet.

Sin embargo, en los últimos años la zona residencial más próxima a la Avenida de Denia ha sufrido un imparable deterioro. Los vecinos reclaman más presencia policial, así como plazas de aparcamiento a precios asequibles y mejoras en el mobiliario urbano. «El barrio tiene cada vez menos vida», afirma Ángela, que reside en el Raval Roig desde hace más de 20 años, «ya casi no tenemos ni tiendas en las que comprar. Antes había mucho turismo y mucha vida en verano, pero durante los últimos cinco años se ha producido una caída brutal. Cada vez hay más pisos vacíos y no hay gente joven que se establezca a vivir aquí».

La proximidad del Raval Roig a la Playa del Postiguet ha sido responsable, en parte, de esta situación. Numerosos pisos de la fachada marítima permanecen vacíos durante la mayor parte del año, pues a los propietarios les resulta más rentable alquilarlos por más de 800 euros al mes durante el verano. Otros pertenecen a familias que sólo acuden a Alicante en vacaciones. Con todo, el Hotel Maya sigue suministrando clientela a los establecimientos de la zona durante los meses de la temporada turística.

«El barrio está un poco olvidado», afirma María del mar, que regenta la Arrocería El Caldero desde hace 15 años, «ya no abrimos por las noches por la inseguridad ciudadana. Creíamos que la nueva estación MARQ del TRAM traería más movimiento de clientes, pero no ha sido así».

Vigilancia policial

El Ayuntamiento de Alicante ha acometido en los últimos años importantes inversiones para revitalizar la zona, como el nuevo mirador de la Plaza Topete o la pasarela que comunica el casco urbano de la ciudad con la Playa del Postiguet.

Jorge, que regenta un estanco en la calle Virgen del Socorro también reclama más presencia policial porque, afirma, los agentes «sólo vienen a poner multas de tráfico. Hace un año nos entraron en el estanco y, en diciembre, dos chiquillos intentaron atracarme en plena calle. Algunos vecinos han sufrido tirones, el Ayuntamiento debería poner más iluminación porque sólo quedan tres farolas». A su juicio, la última reordenación del tráfico también dificulta la llegada de clientes, ya que ahora sólo pueden a la zona los residentes desde la calle Villavieja.