Fabra y Valcárcel extienden su frente común a la agricultura

Los dos mandatarios protestarán ante la UE por la competencia desleal del acuerdo con Marruecos

VALENCIA/ALICANTE Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y su homólogo murciano, Ramón Luis Valcárcel, ampliarán su «frente hídrico» también al campo de la agricultura, tras el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Marruecos que perjudica al campo alicantino y murciano. Fabra y Valcárcel ya constituyeron un frente común el pasado verano en defensa del Corredor Mediterráneo, que en esa ocasión se amplió al presidente de Cataluña, Artur Mas, y el de Baleares, José Ramón Bauzá. No obstante, en esta ocasión, los intereses contrapuestos entre Cataluña y la Comunidad harán difícil reeditar el pacto.

Los presidentes valenciano y murciano, que se reunieron ayer en el Palau de la Generalitat, reafirmaron su intención de seguir colaborando en pro de los intereses económicos de las dos comunidades autónomas, y criticaron el convenio UE-Marruecos que permitirá a este país comercializar en Europa la mayor parte de sus productos agrícolas. Fabra consideró que el acuerdo perjudica un sector estratégico en la Comunidad Valenciana y en Murcia, y que el hecho de no exigir a los productos marroquíes las mismas condiciones que a los españoles supondrá «una competencia desleal».

Los dos mandatarios se comprometieron también a defender de forma conjunta, y especialmente también ante Bruselas —aunque sin olvidar el Gobierno central— la ejecución del Corredor Mediterráneo, así como la solidaridad hídrica propugnada por el programa electoral del PP y defendida por el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, en el Congreso. En este sentido, Fabra lamentó la decisión del Parlamento catalán de aprobar una moción, secundada por amplia mayoría, en la que expresa el rechazo a cualquier tipo de trasvase de agua del río Ebro e insta a la Generalitat de Cataluña a trasladar esta posición al Gobierno, y a procurar que se respete el caudal ecológico de los ríos. La moción, presentada por ICV-EUiA, contó con los votos favorables de CiU, PSC, ERC, y Solidaritat (SI), pero el PP catalán —que apoya a CiU— votó en contra.

La UE «engaña»

En este sentido, Fabra apeló a la «solidaridad de todos los españoles» y afirmó que ahora «no vale poner límites ni barreras a la solidaridad hídrica que necesitamos especialmente los valencianos y murcianos». El presidente advirtió de que «ahora lo que prevalece es que el Ministerio haga un plan hidrológico que contemple aquellas zonas excedentarias y deficitarias» para aplicar la solidaridad entre cuencas.

En cuanto al acuerdo con Marruecos, más crítica aún que el presidente de la Generalitat se mostró la consellera de Agricultura, Maritina Hernández, quien acusó a Europa de «engañar al consumidor» cuando admite productos de países terceros «sin hacer controles en aduanas». La consellera destacó que los productos valencianos son de «excelente calidad y cumplen con todos los estándares de garantía sanitaria».

El sindicato agrario Asaja Alicante cifró la pasada semana en más de ochenta millones el coste para el campo alicantino del acuerdo con Marruecos, e incluso señaló que en cinco años desaparecerán los cultivos de cítricos en la Vega Baja.