El PP de Alicante reduce un 40% las enmiendas respecto a 2008

La salida de Ripoll reduce la litigiosidad y suaviza la elección de 161 compromisarios

ALICANTE Actualizado:

El PP de Alicante afronta el congreso nacional de la formación que se celebra este fin de semana en Sevilla en unas condiciones muy distintas a las de hace cuatro años. La dimisión de Joaquín Ripoll como presidente, su relevo por el alcalde de Altea, Miguel Ortiz, y la integración de los afines a la dirección regional en el órgano provincial han difuminado la belicosidad de la ejecutiva provincial.

El cambio más sustancial ha comenzado a apreciarse ya en la cantidad de enmiendas que defenderá la delegación alicantina en el cónclave: un 40% menos. En 2008, con Ripoll como presidente, el comité coordinado por Macarena Montesinos registró un total de 80 enmiendas para intentar realizar una exhibición de fortaleza en su pugna interna con la dirección regional.

Sin votaciones

En cambio, este fin de semana solo se aportarán 46 enmiendas, entre las que destaca la propuesta de Manuel Pérez Fenoll para castigar el apoyo a las candidaturas alternativas.La reducción de los conflictos internos se ha dejado sentir también en la elección de compromisarios. Si hace cuatro años se desarrollaron varios enfrentamientos entre listas alternativas para representar a determinadas agrupaciones —como antesala del congreso provincial que enfrentó a Ripoll y Pérez Fenoll—, en esta ocasión solo se votó en un municipio, Dolores.

Mientras, el PP de Villena salió ayer en defensa de la enmienda de Pérez Fenoll para castigar el apoyo a las listas alternativas —a través de interventores o apoderados, por ejemplo—, después de que el partido sufriera también una escisión que finalmente le costó la Alcaldía.