Un paracaidista se ha roto la mandíbula durante el concurso de saltos en el hotel Gran Bali de Benidorm - atlas

Un paracaidista se rompe la mandíbula al estrellarse contra el techo de un edificio en Benidorm

Participaba en un concurso de saltos desde el hotel Gran Bali

alicante Actualizado:

Uno de los paracaidistas participantes en la V edición del « Base Jump Extreme World Championship (EWC)», que se celebra desde este viernes en el hotel Gran Bali de Benidorm (Alicante), ha sufrido un accidente a causa de una repentina ráfaga de viento, que le ha provocado la rotura de la mandíbula al estrellarse contra el techo de un edificio, según han informado a Ep fuentes de la organización.

Esta competición, en la que participan 25 paracaidistas, es puntuable para el Campeonato del Mundo de Saltos Extremos y propone saltar desde la azotea del hotel Gran Bali de Benidorm, a unos 160 metros de altura. Para ello, los 23 hombres y dos mujeres inscritos disponen de alrededor de tres segundos para activar el paracaídas, momento en el llegan a alcanzar los 100 kilómetros por hora.

El accidente se ha producido poco antes de las doce del mediodía, cuando Josep Cantorell, un experimentado paracaidista catalán que se contaba entre los favoritos de esta competición, ha saltado desde la azotea del hotel Gran Bali de Benidorm, y una ráfaga repentina de viento le ha alejado de la diana en el suelo en la que tenía que aterrizar, arrastrándolo hasta el techo del restaurante del complejo hotelero. El saltador no ha podido frenar a tiempo y ha sufrido un golpe al impactar contra el suelo, que le ha provocado un traumatismo maxilofacial.

Tras ser rescatado, ha sido trasladado por un ambulancia de la organización a la Clínica Benidorm, donde esta tarde permanece estable y está previsto practicarle placas en la mandíbula para determinar el alcance de la lesión.

La organización ha decidido suspender las pruebas durante el resto de la jornada hasta que se calme el viento, y tiene previsto retomar la competición este sábado si las condiciones meteorológicas lo permiten. El hotel Gran Bali, de 56 alturas, está considerado como el edificio habitado más alto de Europa y los participantes son expertos saltadores que previamente han sido seleccionados por los requisitos de experiencia y de puntuaciones anteriores, según han detallado las mismas fuentes.