Alarte, el cuarto por la derecha, en una concentración ante el Palau en 2003 - ABC
AHORA SE ARROGA LA LLEGADA DE LA ALTA VELOCIDAD

Alarte encabezó en 2003 la protesta contra el AVE que ahora se atribuye

El líder del PSPV se concentró ante el Palau de la Generalitat

A. CAPARRÓS
VALENCIA Actualizado:

El 3 de octubre de 2003, el entonces alcalde de Alaquàs, Jorge Alarte, protagonizó una concentración de asociaciones y entidades de l'Horta Sud a las puertas del Palau de la Generalitat para reivindicar el soterramiento del tren de Alta Velocidad a su paso por esta comarca de Valencia. Alarte, que en la actualidad protagoniza una campaña del PSPV bajo el lema «Te traemos el AVE», tomó parte de activa de una serie de acciones reivindicativas contra la infraestructura diseñada por el Gobierno presidido por José María Aznar. Una autoría del proyecto que ahora niega el PSPV.

El hoy secretario general de los socialistas valencianos entregó, junto a las asociaciones contrarias al paso del AVE por la comarca de l'Horta Sud, una carta al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, en la que se referían al tren de Alta Velocidad como «un proyecto impuesto con prepotencia por el Ministerio de Fomento». Este grupo llegó a trasladar la controversia hasta la Comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea.

En la actualidad, cuando resta justo un mes para el comienzo de la explotación comercial de la línea entre Madrid y Valencia, Alarte se ha arrogado en exclusiva el hito. Para ello, ha destinado 60.000 euros a una campaña promocional en los autobuses urbanos de Valencia. Únicamente la desaprobación del Ministerio de Fomento —que ha firmado una suerte de pacto de no agresión con las autoridades valencianas para sacar el AVE de la trifulca política— ha evitado que la publicidad se extienda a la totalidad de líneas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), así como al metro de Valencia.

Por encima de los plazos

Alarte, no obstante, ha logrado su objetivo de pasear durante un mes su imagen por las calles de la ciudad como el único protagonista de la llegada del AVE. Una circunstancia que contrasta con el discurso crítico con la infreastructura que apoyaba hace siete años. En aquellos momentos, el que fuera alcalde de Alaquàs se alineaba con plataformas que anteponían el soterramiento de las vías a los plazos de llegada del AVE.

Todo ello a pesar de que la candidata del PSOE a las elcciones de 2004 por la provincia de Valencia, Carmen Alborch, prometió en la campaña que el AVE sería una realidad en el ejercicio 2007. En octubre de 2003, en unas declaraciones públicas Jorge Alarte reclamó la «retirada total»del estudio preliminar al considerar que el trazado resultaba «agresivo» y no aportaba «datos suficientes» de sus impactos.

El conflicto entre el Ministerio de Fomento y las plataformas contrarias al trazado propuesto por el Gobierno del PP —lideradas por los alcaldes de las poblaciones del denominado «cinturón rojo» del PSPV— dio un viraje cuando se produjo el cambio de Ejecutivo de 2004. Entonces, las entidades y ayuntamientos críticos con el proyecto negociaron una salida política airosa con la ministra de Fomento de aquel momento, Magdalena Álvarez.

Acuerdo de mínimos

Lejos de lograr su objetivo de soterrar la línea al paso por toda la comarca, aceptaron soluciones de menor calado. La más importante fue un túnel artificial entre las localidades de Torrente y Alaquàs, de cerca de dos kilómetros de longitud. Por lo demás, el impacto previsto inicialmente se limitó a actuaciones como la bajada de la rasante en el trazado, la construcción de una red-bici entre Torrente y Alcàsser o la reforestación mediante árboles autóctonos.