Valencia se pone flamenca

Loewe organiza un cóctel con más de cien invitados para presentar su nuevo modelo de bolso, recuperación de uno de sus grandes clásicos de los 80

Actualizado:

Explosión de gentío en Loewe para la presentación en Valencia de su nuevo bolso, el «Flamenco», una recuperación de uno de sus grandes clásicos de los 80. Porque hay vida más allá del modelo «Amazona», ese bolso que ya sabemos le gusta a todo el mundo. Bueno, a mí más. El «Flamenco» es tan curvilíneo, blandito y suave que invita (incita, estimula) a tocarlo. La entrada de la tienda en Poeta Querol se puso hasta la bola, derramando gentes por las esquinas. Lo que demuestra que Poeta Querol sigue siendo la arteria del lujo en Valencia, nada comparado a su vecina Colón. Si Colón fuera una mujer sería Kate Moss. Si Poeta Querolfuera una mujer sería la intemporal y elegante Suzy Parker.

La presentación fue de nivelazo. Por la convocatoria (juvenil) que hizo María Cosín de la revista Tendencias CV. Por la maquilladora de Guerlain que se trajeron. Por las estilistas que te colgaban un bolso del hombro para que Susana Cutanda te retratara. Por el champán. Y por los tacones de vértigo, las minifaldas y las gafas de sol a las nueve de la noche, todo estaba permitido, que se vieron en el cóctel. Así, desde Lorena Oliver a Marta López, de Cuchita Lluch a Nanda Botella, la esteticista Ángela Rueda, Rosa Monedero, Carmina Durán, Barbara y Paula Jiménez de Laiglesia, Marta Calabuig, Sónsoles Gómez-Torres, Sally Corell y Ramón Biforcos, Patxi Viñoles, Elena Meléndez, María Medina, Greta Borrás...

La cantidad de gentío juvenil dejó claro que las convocatorias de la firma de lujo ya no sacan de sus cuarteles de invierno a las madres (de las que se vestían en Loewe), sino a las hijas. A veces también a los hijos. Al marcharme felicité efusivamente a la directora de la tienda, Amparo de la Concepción. Le dije que ciertas marcas son como ciertas personas: con ellas al fin del mundo. Eso sí, con un bolso «Flamenco» colgado del hombro.