Los tránsfugas buscan el apoyo de Amor para evitar una victoria del PP en Benidorm

Navarro busca el contacto con la ex dirigente popular para negociar un pacto tras el 22-M

ALICANTE Actualizado:

La decisión de la hasta el lunes presidenta del PP de Benidorm, Gema Amor, de abandonar ese partido para encabezar la candidatura del Centro Democrático Liberal (CDL) en este municipio ha llevado al alcalde tránsfuga Agustín Navarro a tratar de rentabilizar la crisis popular en beneficio propio.

Fuentes políticas han revelado que, en las últimas horas, Navarro ya ha intentado contactar con ella a través de terceros para buscar una aproximación con vistas al escenario que dibujen las elecciones locales del 22 de mayo. No obstante, parece improbable que Amor recoja el guante. No ahora, por lo menos.

Los socialistas confían en que la división interna provocada por Amor en el seno del PP de Benidorm reste a los populares los suficientes votos para impedir que la candidatura encabezada por el ex alcalde Manuel Pérez Fenoll logre mayoría absoluta.

Si el CDL obtiene representación en el Consistorio, su voto sería determinante para alcanzar un pacto de gobierno. Navarro es consciente de que el entendimiento entre Amor y el candidato popular Pérez Fenoll resulta prácticamente imposible, pues ambos arrastran una larga historia de desencuentros personales y de deslealtades por parte de la primera. Por este motivo, el alcalde tránsfuga intenta ahora un acercamiento a la ex presidenta del PP de Benidorm para garantizarse su apoyo en caso de que Pérez Fenoll no obtenga mayoría. Las mismas fuentes indicaron que este acercamiento se ha iniciado ya a través de personas al alcalde.

Colgado del teléfono

En la rueda de prensa ofrecida el martes en la sede del PP, Joaquín Ripoll se mostró «dolido» con la decisión de Gema Amor, que ésta le comunicó «a posteriori», una vez registrada la candidatura de CDL que encabeza. Pero lo cierto es que Ripoll estaba enterado de la operación y, en el último minuto, intentó frenarla a través del alcalde de Benifato, Enrique Ponsoda, que se encontraba en la sede de la Junta Electoral de Villajoyosa en la noche del lunes.

Ripoll también ha salido damnificado por la ruptura. No en vano, Gema Amor era una dirigente popular de su máxima confianza, por lo que la nombró directora del Patronato de Turismo de la Costa Blanca —cargo del que ya ha dimitido— y vicesecretaria de comunicación del partido en Alicante.

Además, Ripoll trató de presionar a la dirección nacional de la calle Génova hasta lograr que la vicesecretaria de Organización, Ana Mato, «ordenara» a Pérez Fenoll plegarse a las exigencias de Gema Amor. Cuando ésta consumó la ruptura, a pesar de que los populares habían aceptado finalmente sus peticiones, dejó a Ripoll en una situación muy comprometida ante la dirección nacional.