Suspenden la condena a la mujer que quemó al violador de su hija

La Audiencia aplaza su ingreso en prisión hasta que se resuelva la petición de indulto

ALICANTE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Mari Carmen carece de antecedentes penales, ha de atender a su familia y su ingreso en prisión «podría tener indeseables efectos en el tratamiento médico de su enfermedad mental».

Son los argumentos que ha esgrimido la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Alicante para aplazar —hasta que se resuelva su petición de indulto— la ejecución de la pena impuesta a la mujer que le pegó fuego al violador de su hija en Benejúzar.

De hecho, Mari Carmen ha precisado tratamiento psiquiátrico desde que su hija Verónica, que en aquel momento sólo tenía 13 años, fue agredida sexualmente por un vecino del pueblo, Antonio Cosme, apodado «El Pincelito». Varios años después, el 13 de junio de 2005, cuando Mari Carmen se encontró en las calles de Benejúzar a «El Pincelito», que acababa de salir de prisión. «Buenos días, señora, ¿qué tal sus hijas?», le espetó el violador. Cegada por la rabia, Mari Carmen se dirigió a una estación de servicio, llenó una botella de gasolina y roció con ella a «El Pincelito», antes de pegarle fuego. El hombre murió pocos días después a causa de las heridas sufridas.

Mari Carmen fue condenada a nueve años y medio de prisión, como autora de un delito de asesinato. Atendiendo a los argumentos de la Fiscalía, la Audiencia de Alicante ha decidido aplazar ahora su ingreso en prisión, hasta que el Consejo de Ministros resuelva su petición de indulto, de acuerdo con lo previsto en el artículo 4.4 del Código Penal.

«Lo que está intentando la familia es conseguir el indulto y cerrar este capítulo», explicó ayer su abogado, Joaquín Galant, quien señaló que ari Carmen espera reunir más de 5.000 firmas (ya tiene 2.000) de apoyo a su decisión.