CiU suspende la política de ayudas a entidades catalanistas

El Ejecutivo de Mas se aproxima al Consell y cierra la financiación a Acció Cultural

A. CAPARRÓS
VALENCIA Actualizado:

El nuevo escenario abierto en las relaciones entre el Gobierno catalán y el valenciano tras el acceso a la Presidencia de Artur Mas se ha visualizado en la suspensión de la política de subvenciones a entidades pancatalanistas de la Comunidad Valenciana que distinguió la etapa del tripartito.

Ayer, el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) difundió ayer el reparto de beneficiarios de las ayudas del departamento de Cultura durante 2010. De acuerdo con esta información, desde que CiU ganó las elecciones el 28 de noviembre cortó el flujo de subvenciones a entidades con sede en la Comunidad Valenciana cuyo objetivo pasa por difundir el catalán. Esta actitud contrasta con la del tripartito que presidía el socialista José Montilla, quien dos días antes de las elecciones otorgó una ayuda de 70.000 euros a la Fundación Francesc Eiximenis con el objetivo de contribuir a la «difusión de la programación de las emisiones en catalán en el País Valenciano». También en 2010, se aprobó una ayuda de 495.000 euros para Acció Cultural del País Valencià (ACPV) para sufragar «una campaña de difusión de la lengua y la cultura catalana» en la Comunidad Valenciana. Edicions País Valencià, propiedad de Eliseu Climent, percibió otras dos ayudas por 46.632 y 80.000 euros respectivamente.

La llegada de CiU al poder y la normalización de relaciones con el Consell han abierto una etapa basada en la colaboración en materia económica que deje atrás las injerencias en materia de señas de identidad. De hecho, en una orden publicada ayer por del departamento de Cultura del Ejecutivo de Mas, limita la concesión de ayudas a la promoción del catalán a entidades con sede en Cataluña, lo que deja sin opciones —por el momento— al entramado de ACPV.