El SIVE sólo detectó una de las ocho pateras llegadas en 2010

El Ministerio de Interior contradice a la subdelegada del Gobierno en Alicante

M. A. R.
ALICANTE Actualizado:

En contra de lo que siempre ha sostenido la subdelegada del Gobierno, Encarna Llinares, el Ministerio de Interior ha reconocido en una respuesta parlamentaria que los cuatro radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) instalados en la costa de Alicante no detectaron ninguna de las siete pateras llegadas a la provincia entre el 1 de enero y el 10 de octubre de 2010.

De ellas, dos se hundieron antes de tocar tierra dejando 14 cadáveres —sólo pudieron ser rescatados con vida dos de los ocupantes del cayuco que naufragó en aguas de la isla de Tabarca en agosto—. Sólo uno de los ocho cayucos llegados a Alicante en 2010 fue detectado por el SIVE: el que arribó a Torrevieja el día de Nochevieja con una docena de inmigrantes argelinos.

En cuanto a las pateras interceptadas por las Fuerzas de Seguridad del Estado en el mismo periodo, «fueron detectadas por las patrullas marítimas de la Guardia Civil, por las patrullas fiscales» y por las unidades de ese mismo cuerpo que patrullan la costa. Pero ninguna por los radares del SIVE, según la respuesta del Gobierno a una pregunta parlamentaria presentada por el senador popular Agustín Almodóbar.

Los pesqueros llegan antes

En otra respuesta parlamentaria, el Ministerio de Interior reconoce que la patera que llegó el 12 de julio a la playa Bancal del Arenal de Santa Pola con al menos diez inmigrantes irregulares a bordo «no fue detectada por el SIVE, posiblemente a causa de su reducido tamaño y por navegar a esa hora otras muchas embarcaciones de tipo deportivo, entre las que se pudo confundir». Como informó ABC, fue una patrulla de la Policía Local de Santa Pola la que dio el primer aviso.

En cuanto a la patera que llegó a Alicante dos días después con once «sin papeles», el Ministerio que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba explica que fue avistada «por un pesquero con base en Cartagena cuando se encontraba a 46 millas de la costa de Alicante, distancia que se encuentra fuera del alcance del SIVE». La primer patera del año había llegado a Alicante el 1 de junio con 12 inmigrantes, que lograron desembarcar en la playa de La Cadena (Santa Pola) antes de ser detenidos. En este caso, Interior afirma que el aviso inicial partió de la Comandancia de la Guardia Civil de Murcia, y no del SIVE de Alicante.

Y pese a ello, la subdelegada del Gobierno en Alicante, Encarna Llinares, aseguró el año pasado que la mayoría de las pateras llegadas a la provincia habían sido detectadas por la red de radares. En la actualidad, tal como ha reconocido el Ejecutivo central, dos de las estaciones sensoras (las ubicadas en Denia y Benidorm) están averiadas y sólo se encuentran «parcialmente operativas».