Sanidad suprime 262 camas para ahorrar 2,6 millones al mes

La Generalitat paraliza la apertura de los hospitales proyectados de Gandía y Llíria

VALENCIA Actualizado:

La Conselleria de Sanidad anunció ayer la supresión de 262 camas hospitalarias dentro del Plan de Optimización de recursos en la Comunidad Valenciana (equivalente a un centro sanitario como el de La Plana o Xátiva), lo que supondrá un ahorro de 86.460 euros al día y de 2,6 millones al mes. Por provincias, se distribuiría en 50 camas en Castellón, 53 en Valencia y 160 en Alicante. Un plan de choque que podría resultar reversible para que los propios hospitales públicos asuman por la tarde las intervenciones derivadas si se comprueba que resulta más barato.

Según la secretaria autonómica de Sanidad, Nela García, esta situación se ha producido porque durante el verano se cierran camas «como ocurre todos los años» debido a que la asistencia se reduce y, al pasar el periodo estival, «se ha visto que no era necesario reabrirlas».

Esta intención de optimizar ya fue anunciada el pasado martes por el conseller de Sanidad, Luis Rosado, quien apuntó que el objetivo era reagrupar a los pacientes de salas con una tasa baja de ocupación en otras diferentes para reducir costes en consumo eléctrico, mantenimiento o servicios de limpieza.

La conselleria de Sanidad considera que está en condiciones de realizar esta optimización porque existe un número de camas suficiente, un índice de ocupación bajo y unas condiciones meteorológicas diferentes a las de otros años por las altas temperaturas de octubre y la ausencia de epidemias como la gripe. Por este motivo, se trata de una medida «coyuntural, flexible y reversible» que puede modificarse en cualquier momento que resulte necesario.

No habrá despidos

Además, Sanidad asegura que no supondrá «en ningún caso» un recorte en la asistencia sanitaria ni la destitución de ningún profesional. Así, esta decisión se adoptó porque no era necesario volver a abrir las camas que se cerraron en verano para optimizar los recursos ante la baja ocupación. Un hecho que no consideró indicador de calidad asistencial, ya que la Comunidad «ha tenido que espabilar más que otras autonomías por la falta de financiación».

La medida que no es compartida por los sindicatos CCOO-PV y UGT-PV por lo que va a significar en las condiciones de empleo, mientras el sindicato médico CESM-CV defiende que se trata de algo «totalmente normal y se ha hecho en otras ocasiones para la redistribución de los pacientes».

En cuanto a la apertura de los hospitales proyectados de Llíria y Gandía, García indicó que se abrirán «cuando la situación económica lo permita», ya que en estos momentos no constituyen medidas «prioritarias». Respecto a los impagos de la factura farmacéutica, confirmó que están negociando créditos con los bancos para abonar el gasto del mes de agosto y que «en el peor de los casos» se abonarán en enero con el presupuesto del próximo año.