Ripoll da 200 veces más dinero a sus alcaldes afines que a los críticos

Torrevieja solo recibe cuatro céntimos de euro por habitante al año desde 2009

ALICANTE Actualizado:

El presidente provincial del PP de Alicante, Joaquín Ripoll, ha convertido la Diputación que preside en una herramienta para trasladar al plano institucional los equilibrios orgánicos de la formación. Las subvenciones de la institución, claves para los municipios más pequeños —donde las adhesiones a Ripoll son más claras—, permiten también premiar fidelidades y castigar críticas.

El resumen de subvenciones por municipio concedidas por la Diputación en los dos últimos años —que recoge la cantidad total recibida por cada ayuntamiento de la Diputación— arroja resultados ciertamente llamativos. Uno de los consistorios mejor tratados es el de la pequeña localidad de Torremanzanas, de apenas 788 habitantes (según el INE). Entre 2009 y 2010, el Consistorio recibió 1.647.000 euros, lo que supone 2.090 euros por habitante.

El PP de Torremanzanas acogió en su lista a Pedro Romero, lo que le permitió acceder a la Diputación y convertirse en titular de Cultura. Bolulla, donde el PP está en la oposición liderado por Gaspar Vivo (como contrapeso a los líderes campistas en la comarca de la Marina Baja) recibió en el mismo periodo 920.000 euros, o lo que es lo mismo, 2.173 euros por habitante.

Otra población que acogió a un «cunero» afín a Ripoll fue Catral. El Ayuntamiento que hizo concejal a Carlos Mazón —hoy en la Cámara de Comercio— ha recibido en el mismo periodo 1.679.000 euros (188 euros por habitante). Villena, con Celia Lledó —que se significó abiertamente a favor de Ripoll en el congreso provincial— recibió 1.373.000 euros (39 por habitante) y Orihuela, gobernada por la secretaria provincial del PP Mónica Lorente, se hizo con más de dos millones (23 euros por habitante).

En el lado opuesto se encuentran aquellos alcaldes del PP más críticos con la gestión de Ripoll. Almoradí, cuyo munícipe suena como posible aspirante a la Diputación, recibió la mitad de dinero por habitante que su vecina Orihuela: 10,4 euros, con un total de 203.000. Exactamente lo mismo que San Vicente del Raspeig, cuya alcaldesa, Luisa Pastor, se tuvo que conformar con 565.500 euros para sus 55.000 vecinos.

Menos de un euro por vecino

El trato discriminatorio de la institución, con todo, alcanza su máximo exponente en localidades como Elda —cuya alcaldesa, Adela Pedrosa, fue la primera secretaria general del PPCV en la era Camps—, con solo 6,8 euros por vecino, o Villajoyosa, con 5,6 euros por habitante. Desde que gobierna Jaime Lloret, tras la moción de censura de 2009, ha recibido 193.000 euros de la institución provincial.

Mención aparte merece el caso de Torrevieja. El alcalde, Pedro Hernández Mateo —que no concurrirá a la reelección— es uno de los dirigentes alicantinos más abiertamente críticos con Ripoll. La localidad salinera solo ha recibido 85.115 euros de la institución provincial en dos años, pese a que es la tercera ciudad en población de la provincia con más de 101.000 habitantes.

El abandono al que la Diputación tiene sometida a la ciudad —paradójicamente, el mejor cliente de SUMA con 40 millones de euros al año en tasas e impuestos— ha llevado a que cada torrevejense haya percibido solo 0,8 euros de la institución provincial desde 2009. Cuatro céntimos de euros por habitante al año.