Ripoll recoge avales en blanco para apoyar su continuidad en la Diputación

Presiona a los electos para que lo respalden ante Génova

ALICANTE Actualizado:

El presidente provincial del PP de Alicante, Joaquín Ripoll, se ha lanzado a realizar una intensa «campaña» interna para tratar de asegurarse su reelección como presidente de la Diputación. Ante el avance del sector afín a la dirección regional del PPCV, que puede complicar su entrada en la institución provincial, Ripoll ha comenzado a recoger avales entre los ediles electos el pasado 22-M. Especialmente, en los pequeños municipios.

La recogida de avales es un paso previo al registro de las candidaturas a la Diputación en la respectiva comarca o partido judicial. Cada candidatura debe llegar acompañada de, al menos, el aval del 30 por ciento de los concejales electos de cada formación en el partido judicial. No obstante, la estrategia de Ripoll pasa por recolectar avales en blanco, antes de que se constituyan las nuevas corporaciones y se confeccionen las candidaturas a la Diputación —a las que deberían añadirse los citados avales—.

Según explicaron fuentes populares, Ripoll pretende esgrimir el aval de los concejales de la provincia ante la dirección nacional de la calle Génova, que aún no se ha pronunciado sobre su continuidad en la institución provincial. De esta forma, el presidente del PP alicantino pretende hacer valer el apoyo de una mayoría de concejales alicantinos para decantar la candidatura a la presidencia de la institución.

Pequeños municipios

El dirigente alicantino ha centrado su campaña en los pequeños municipios, según las mismas fuentes, por dos razones. De un lado, los afines a Ripoll se han concentrado en las candidaturas de las localidades de menor tamaño, dado que éstas fueron elaboradas por la dirección provincial —que incluso cambió las propuestas de las direcciones locales en casos como Aigües o Polop, por incluir afines a la dirección regional—.

De otro, porque los pequeños municipios son aquellos que sufren una mayor dependencia económica de la Diputación, y Ripoll pretende hacer valer tanto las inversiones que ha destinado a dichas localidades en el mandato que acaba de terminar como las que podría destinar en el futuro si es reelegido presidente provincial.

No obstante, según fuentes del partido, la estrategia activada por Ripoll no está dando hasta el momento los frutos deseados. Al parecer, a pesar de la intensa agenda orgánica que ha desplegado en los últimos días el presidente del PP de Alicante, no ha logrado recabar el número de avales que esperaba.

Pese a todo, Ripoll mantiene sus presiones sobre los ediles de los pequeños ayuntamientos —unas presiones que comenzaron ya a los cuatro días de las elecciones a través de un asesor de la Diputación, tal como desveló ABC el pasado viernes—, y su agenda orgánica contempla nuevas reuniones para intentar recoger la mayor cantidad de avales posible.

«Un rumor»

El presidente de la Diputación alicantina, en cualquier caso, reiteró ayer su confianza en salir reelegido como presidente de la institución provincial, pese a la oposición de un gran número de alcaldes y concejales afines a la dirección regional. Así, Ripoll rechazó que se lleguen a votar dos listas y consideró que la posibilidad de que los concejales de la comarca de Alicante no lo elijan es un «rumor».

«Tengo la tranquilidad absoluta» de ser elegido, dijo, «porque en su momento se habló cuando se me incluyó como dos en la lista al Ayuntamiento de Alicante de que iba a ser el presidente de la Diputación». No obstante, declinó desvelar quién le aseguró que iba a ser reelegido.