Ripoll lleva al puerto a una empresa incluida en el sumario del «Brugal»

Ripoll lleva al puerto a una empresa incluida en el sumario del «Brugal»

El socio de Econsa en «Ecoparque Banyeres» aparece en la causa de la Fundación Hércules

ALICANTE Actualizado:

La empresa a la que el presidente del puerto de Alicante, Joaquín Ripoll, ha encargado la reforma del edificio de la Autoridad Portuaria, Econsa, aparece vinculada a las investigaciones relacionadas con el «caso Brugal» —en el que el propio Ripoll está imputado por cinco presuntos delitos—, a través de su unión con Asfaltos Reunidos y Obras S.A. (Arosa).

Tal como publicó ABC el pasado domingo, Ripoll adjudicó un contrato de 160.000 euros para reformar la Autoridad Portuaria a Patologías y Obras Civiles S.L. (Econsa) el pasado 4 de noviembre, solo un mes después de tomar posesión del cargo —el 29 de septiembre—. La firma, que anteriormente se denominaba Aliges S.L., había sido el constructor de cabecera de Ripoll en su etapa como presidente de la Diputación de Alicante, desde la cual le adjudicó incontables trabajos de pequeña cuantía y algunos por varios millones, como el Parque de Bomberos de Torrevieja u once campos de fútbol de césped artificial.

Según consta en el Registro Mercantil, Econsa formó en el año 2007 —cuando todavía operaba bajo la razón social de Aliges S.L.— una sociedad participada al 50 por ciento con Arosa, denominada «Ecoparque Banyeres», para explotar la citada instalación en la pequeña localidad del interior de la provincia, que había sido construida precisamente por Aliges con cargo al presupuesto provincial.

El socio de Econsa en Banyeres es uno de los muchos empresarios investigados por la Policía en el marco del «caso Brugal», según se refleja en el sumario de la operación. En concreto, el administrador único de Arosa, Antonio Bonete, aparece citado junto a un ex presidente de la Fundación Hércules, como una de las personas relacionadas con la supuesta financiación irregular de la entidad —cuyo máximo accionista es Enrique Ortiz, también imputado en el «caso Brugal»—.

Petición a Hacienda

A instancias de la Policía, el fiscal Anticorrupción, Felipe Briones, solicitó al juez que pidiese información a Hacienda sobre las empresas de Bonete, junto a otras muchas firmas que mantuvieron relación de una u otra forma con el expresidente de la Diputación de Alicante o los empresarios Ángel Fenoll y Enrique Ortiz. En cualquier caso, el propietario de Arosa no llegó a estar imputado.

En cuanto a Aliges S.L., luego Econsa, su relación con Ripoll le valió adjudicarse numerosos contratos de la Diputación, especialmente a través de los Planes de Obras y Servicios, en los que era contratista habitual. Precisamente los años 2010 y 2011, en pleno hundimiento del sector, fueron los de mayores ventas de Econsa —según los datos remitidos por la propia empresa al Registro Mercantil—, gracias a la Diputación. Al mes de convertirse en presidente del puerto, Ripoll le adjudicó su primer contrato.