Ripoll se lleva al puerto a su constructor de cabecera en la Diputación de Alicante

El presidente de la Autoridad Portuaria adjudicó a la firma un contrato de 160.000 euros un mes después de tomar posesión del cargo

ALICANTE Actualizado:

El ex presidente de la Diputación y del PP de Alicante Joaquín Ripoll, actualmente al frente de la Autoridad Portuaria de la capital alicantina, se resiste a abandonar algunos usos adquiridos durante su etapa en la institución provincial. Al menos, en lo que a contratación de obras públicas se refiere.

Apenas un mes después de su nombramiento, el pasado 12 de septiembre, Ripoll ya había introducido en la Autoridad Portuaria a la que era su empresa constructora de cabecera en la Diputación. Según se publicó en el BOE de 7 de diciembre, Ripoll ha adjudicado a la firma Patología y Obras Civiles S.L. (Econsa) las obras del proyecto «Rehabilitación interior parcial de las dependencias de la Autoridad Portuaria de Alicante».

La adjudicación se aprobó el 4 de noviembre —hacía mes y medio que Ripoll había sido nombrado, y apenas había transcurrido un mes desde su toma de posesión, el 29 de septiembre— por un importe de 160.658 euros. Según fuentes conocedoras del proyecto, el grueso de las obras consiste en habilitar un salón de actos en la planta baja del edificio de la Autoridad Portuaria, situado en el Muelle de Poniente del puerto alicantino.

Según el anuncio de la adjudicación en el BOE, las obras se tramitaron mediante un procedimiento abierto, por un importe máximo de 189.000 euros. El concurso se abrió el 13 de septiembre, solo un día después de que el Consell nombrase a Ripoll presidente de la Autoridad Portuaria a cambio de abandonar el Ayuntamiento de Alicante. El 4 de noviembre, un mes después del acceso a la presidencia por parte de Ripoll, Econsa se hacía con las obras gracias a una oferta de 160.658 euros.

Ocho millones en 2011

Econsa, que anteriormente —según recoge la información depositada por la propia firma en el Registro Mercantil— se denominaba Aliges S.L., es una empresa constructora nacida en 1999 en Alicante, y que ha vivido sus años de esplendor en plena caída del sector de la construcción, gracias principalmente a las obras que recibía periódicamente de la Diputación de Alicante. Los dos años de mayores ventas en la historia reciente de Aliges S.L., luego Econsa, fueron precisamente 2010 y sobre todo 2011, cuando rozó los ocho millones de euros en ingresos.

Si bien Econsa se dedica también a la promoción inmobiliaria en numerosas localidades de la provincia, lo cierto es que el grueso de su actividad se refiere a la obra civil, ligada de forma invariable a la institución provincial que hasta el pasado mes de julio presidía Ripoll. Así, la firma ha sido una de las principales beneficiarias de los Planes de Obras y Servicios de la Diputación, diseñados para acometer pequeñas mejoras en las carreteras o remodelaciones urbanas en municipios de la provincia.

Campos de fútbol

Entre los encargos recibidos de la Diputación en la etapa de Ripoll destaca, con todo, la construcción de 11 campos de fútbol de césped artificial en diferentes localidades, dotado con cinco millones de euros, y que se ejecutó entre 2008 y 2009.

Con la llegada de Ripoll a la Autoridad Portuaria, la firma, cuyo accionista único y administrador principal es Federico Manchón —según los datos del Registro Mercantil— ha desembarcado también en el puerto alicantino, con un primer contrato de 160.000 euros cuyas obras siguen ejecutándose en estos momentos.